El presidente de la Cámara de Representantes desea que se hagan recortes presupuestarios de billones de dólares como parte de un proyecto de ley que pueda ser aprobado sin dificultades a fin de que le permita al gobierno estadounidense continuar solicitando préstamos que le permita funcionar y cumplir con sus obligaciones con los inversionistas.

Se trata de un nuevo límite ambicioso en una batalla sobre el presupuesto, la cual se prevé monopolizará el debate del Congreso durante los próximos meses.

Boehner dijo asimismo que cualquier proyecto de ley que trate de aumentar el límite demarcado para la deuda externa que actualmente es de 14,3 billones de dólares debe ir acompañado de una serie de recortes similares al monto de la deuda que se trate de establecer.

El republicano de Ohio hizo las declaraciones en un discurso el lunes por la noche en el Club de Economía de Nueva York, en momentos en que los inversionistas y grupos empresariales esperan recibir la seguridad de que la cámara controlado por los republicanos se una al esfuerzo del presidente Barack Obama y del Senado dominado por los demócratas a que aprueben la medida que amplíe el límite de la deuda, la cual es necesaria a fin de impedir altibajos en el mercado y el primer incumplimiento de las obligaciones del gobierno estadounidense.

El secretario del Tesoro Timothy Geithner comentó que si se fracasa en el intento de aumentar el límite del gobierno federal para solicitar préstamos sería de efectos desastrosos para la economía.

"Es cierto que hay que permitir que Estados Unidos cumpla con sus compromisos sería irresponsable no hacerlo", agregó Boehner. "Pero sería más irresponsable aumentar el límite de la deuda sin tomar medidas considerables a fin de reducir el gasto y reformar el proceso presupuestario", agregó.

El gobierno tendrá un déficit presupuestario de 1,6 billones de dólares para este año, pero tendría que prestar más de 125.000 millones de dólares al mes. No se tiene en claro a cuánto ascendería el próximo aumento del límite de la deuda, pero es claro que tomará una cantidad récord de un promedio de 2 billones de dólares a fin de evitar una segunda votación antes de las elecciones del próximo año.

___

Andrew Taylor informó desde Washington DC.