El FBI reveló el lunes documentos en los que consta que el difunto dueño de los Yanquis de Nueva York George Steinbrenner ayudó a la agencia en dos investigaciones, una de ellas al parecer relacionada con terrorismo.

Steinbrenner ayudó a la agencia en los años previos a que el presidente Ronald Reagan le otorgara un perdón presidencial luego que fue condenado en un caso sobre contribuciones de dinero a políticos.

Solicitudes

The Associated Press y otras organizaciones de noticias solicitaron el archivo del FBI con base en la Ley de Libertad de Información tras la muerte de Steinbrenner en julio del 2010. La primera entrega de documentos fue en diciembre. Las dos entregas suman aproximadamente 800 páginas en total.

En un memorándum del FBI elaborado en 1988 y revelado hace poco, la agencia señala que "apoya la argumentación de que George Steinbrenner ha proporcionado al FBI asistencia valiosa".

Siete meses despues, Reagan absolvió a Steinbrenner despues que había sido declarado culpable en un caso que involucró donaciones de campaña al presidente Richard Nixon --republicano igual que aquel-- y otros políticos.

Los documentos, incluidos en la segunda entrega del archivo del FBI, tambien mostraron que Steinbrenner dijo que su contribución corporativa ilegal a la campaña de Nixon se debió a recomendaciones erróneas de sus abogados.

El memorando revelado el lunes describió "una operación encubierta" en la cual Steinbrenner ayudó, la cual condujo a un arresto, juicio y condena. El FBI describió la otra investigación simplemente como "un asunto de seguridad delicado". La agencia suprimió todos los detalles en torno a las investigaciones antes de entregar el archivo.

Asuntos de seguridad

Otro documento del FBI identifica los casos como "dos asuntos de seguridad nacional" y dice que el propietario de los Yanquis ayudó a la agencia entre 1978 y 1983.

Una carta de 1987 de los abogados de Steinbrenner sobre su ayuda al FBI dice que su cliente "sabe que pone en riesgo las vidas de su familia y la suya misma al involucrarse en un asunto de terrorismo".

Por separado, un memo de 1988 del FBI señala que Steinbrenner aceptó utilizar el Yankee Stadium para que se realizaran más de 500 redadas por apuestas contra un importante grupo de delincuencia organizada en Nueva York. Posteriormente se escogió otro sitio.

Steinbrenner se declaró culpable en 1974 al cargo de asociación ilícita para canalizar contribuciones corporativas a campañas de políticos; de realizar una declaración "falsa y engañosa" sobre una donación de 25.000 dólares a la campaña de Nixon; y de tratar de influir e intimidar a empleados de su compañía naviera para que proporcionaran información falsa a un jurado investigador.