Standard & Poor's redujo el lunes la clasificación de los bonos de Grecia hasta el llamado estatus basura, debido al riesgo de que el país tenga que negociar una extensión para el pago de su deuda.

La agencia calificadora degradó los bonos griegos a largo plazo de BB- a B, con "implicaciones negativas" para los esfuerzos futuros dirigidos a mejorar las finanzas públicas. La calificación para la deuda a corto plazo pasó de B a C.

La agencia dijo que los acreedores de Grecia en la eurozona probablemente extenderán el período de vencimiento del préstamo de rescate, y que los créditos a inversionistas comerciales corren el riesgo de recibir el mismo tratamiento.