El escritor nicaragüense Sergio Ramírez explora en su novela "La Fugitiva" un tema por el que siempre sintió fascinación: el misterio que tienen las mujeres, su intuición, su sensibilidad y su visión del mundo, y para lograrlo encarnó por primera vez a una mujer en su narración.

"La Fugitiva" es la novena novela del prolífico escritor, que en sus textos ha dejado plasmado la cultura, historia y los vaivenes políticos de su país.

El autor y ex vicepresidente de Nicaragua dijo el lunes en una entrevista con The Associated Press que su nueva obra fue una valiosa oportunidad para variar su narrativa. "No quedarme estancado en el mismo leguaje, en la misma manera de narrar".

Aunque reconoció que siempre ha sentido embelesamiento por la mujer, es la primera vez que como narrador "penetró en la piel de una mujer", dijo.

"Siempre me han fascinado las mujeres... el tema de la mujer, el yo femenino o las interioridades, el misterio que tiene la mujer, su intuición, su sensibilidad, su visión del mundo. Todo eso me ha fascinado siempre", dijo Ramírez . "Creo que la ambición mayor que un escritor puede tener es meterse dentro de la piel de una mujer, narrar desde la perspectiva de una mujer, es decir entrar en el misterio".

En "La Fugitiva", que será presentada en Panamá el miércoles, Ramírez se inspiró en la escritora costarricense Yolanda Orreamuno para dar vida a su personaje Amanda Solano, cuya historia es narrada por tres ancianas que en sus "entretejidos van retratando al personaje".

La obra "es fundamentalmente una novela acerca de mujeres... mi personaje, Amanda Solano, es una mujer muy bella, muy inteligente que se revela contra la sociedad cerrada, conservadora de su época y paga caro por esa rebeldía".

La historia es algo trágica, pues por su falta de ataduras Solano sufre el fracaso de su vida familiar, amorosa y como escritora, la incomprensión, agregó.

Escribir la novela fue para Ramírez como "un mar desconocido donde uno va penetrando, entrando y descubriendo cosas".

Su búsqueda más importante era la reacción que lograría en el público.

"Que el lector pueda creer que realmente son mujeres las que están hablando. Porque si dice: este hombre no sabe nada de mujeres, y aquí no parece que son mujeres las que están hablando, entonces es un fracaso".

Tras los años de trabajo que implicó su creación, el escritor dijo sentirse contento con los resultados. Para llegar a ese punto requirió una investigación histórica para recrear la Costa Rica de la primera mitad del siglo pasado y dedicarse a "ir atando cabos hasta obtener esta visión que yo quiero dar y sentirme seguro de que yo no estaba falseando sino que quería ser autentico a la hora de narrar".

En Panamá, Ramírez será homenajeado con el doctorado Honoris Causa por la Universidad Latina y presentará "La Fugitiva" en la Biblioteca Nacional.

La novela fue lanzada hace tres semanas y ha sido presentada en España y Nicaragua. Tras su visita en Panamá, el escritor presentará su obra en Costa Rica, México, Guatemala y Argentina.

Ramírez ganó el premio Alfaguara de Novela en 1998 con la obra "Margarita, está linda la mar".