Los senadores republicanos de Texas aprobaron el lunes permitir que quienes tengan licencia para portar armas ocultas puedan llevarlas a instalaciones y salones universitarios.

Con ese aval, hicieron avanzar una medida que estuvo estancada hasta que sus partidarios la añadieron a un proyecto de ley sobre el gasto en las universidades.

El senador Jeff Wentworth había sido incapaz de recolectar los votos que necesitaba bajo los lineamientos del Senado para pasar el asunto como iniciativa propia, después de que la medida enfrentó dura resistencia de funcionarios de educación superior, en especial dentro del sistema de la Universidad de Texas.

Parecía que el proyecto de ley tenía asegurada una aprobación fácil cuando comenzó la sesión legislativa en enero. El Senado había aprobado una ley similar en el 2009 y aproximadamente 90 de 150 legisladores de la Cámara de Representantes habían aceptado apoyarla este año.

Pero la iniciativa se estancó en sus primeras tres votaciones en la cámara alta y fue necesario que Wentworth hiciera algunas maniobras para hacerla avanzar.

Los 12 demócratas del Senado habían trabajado casi en bloque para detener la medida, pero estuvieron imposibilitados del lunes de lograrlo cuando todo lo se requirió fue una mayoría simple en la cámara de 31 escaños para agregarla como enmienda a la ley de gasto.

En ese punto, Wentworth incluso obtuvo un voto adicional del legislador republicano Steve Ogden, quien previamente se había opuesto a la medida.

Los simpatizantes la califican como una medida crucial de autodefensa y un asunto de derecho a la portación de armas. A los opositores les preocupa que permitir la portación de armas ocultas podría generar más violencia y suicidios en las instalaciones universitarias.

La senadora demócrata Judith Zaffirini, quien era estudiante en la Universidad de Texas en 1966 cuando el francotirador Charles Whitman mató a 12 personas y lesionó a decenas más, argumentó enérgicamente contra el proyecto.

Zaffirini pronosticó un caos masivo si la policía responde a un llamado de emergencia y encuentra a varias personas con armas en la mano.

"No puedo imaginar el horror si ocurre esto", señaló la legisladora.

Wentworth permaneció impasible. Recordó el homicidio colectivo del 2007 en la Universidad Tecnológica de Virginia, cuando un hombre armado mató a 32 personas, y dijo que quiere darle a los estudiantes la oportunidad de defenderse.

"No hubo nadie allí que pudiera defenderse en una zona libre de armas que se convirtió en una zona rica en víctimas", enfatizó Wentworth. "Estoy tratando de evitar ese tipo de situación".

Texas aprobó la ley de licencias de portación de armas ocultas en 1995. Los portadores de licencia deben tener al menos 21 años de edad y aprobar un curso de entrenamiento.