El disidente Juan Wilfredo Soto falleció de una pancreatitis y los médicos que le atendieron rechazaron que hubiera sufrido una golpiza policial, indicó una nota oficial del gobierno.

"Elementos contrarrevolucionarios, de manera inescrupulosa, fabricaron la mentira de que este deceso fue consecuencia de una supuesta golpiza que le habían propinado agentes del orden interior", expresó un comunicado leído el lunes en la noche en el noticiero de la televisión cubana.

Según la nota gubernamental las pruebas realizadas indicaron una "muerte de tipo natural" y como causa un "shock multifactorial por fallo multiorgánico, debido a una pancreatitis", afirmó. "No se observaron signos de violencia internos o externos".

Horas antes el sitio de internet Cubadebate, que las autoridades de la isla suelen usar para fijar posiciones, había contradecido a los disidentes que el domingo responsabilizaron al gobierno por la muerte de Soto, de 46 años, quien fue detenido el jueves.

Las nota oficial reconoció el lunes que Soto fue detenido por la policía en un parque, pero negó que se tratara de un incidente con golpes.

Soto padecía "diabetes, hipertensión y una miocardiopatía dilatada", dijo el doctor Rubén Aneiro Medina a la periodista Norelys Morales, citada por el portal. El médico, que trabaja en la Sala de Terapia Intermedia del Hospital Arnaldo Milián de Santa Clara, dijo que la causa del fallecimiento fue "una pancreatitis aguda e insuficiencia renal".

Morales, quien reside en la ciudad de Santa Clara — donde se produjeron los hechos — tiene un blog llamado "Islamía" en el cual publicó el diagnóstico médico a Soto, cuyo deceso se produjo el domingo en la madrugada.

El disidente vivía en Santa Clara, a unos 300 kilómetros al este de la capital, y allí también fue sepultado el domingo.

"Voceros de la contrarrevolución habían intentado alentar una campaña difamatoria contra el gobierno cubano, tras divulgar que Soto... murió luego de una golpiza que le propinó la policía en un incidente callejero en Santa Clara hace dos días. Testigos presenciales desmintieron esta versión", expresó Cubadebate.

"Esperamos que se realice una investigación transparente", dijo la AP Elizardo Sánchez, líder de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, un organismo no gubernamental.

Guillermo Fariñas, también disidente y correligionario de Soto, dijo que el fallecido fue "asesinado" al recibir una golpiza por parte de la fuerzas policiales en un parque de su ciudad, tras lo cual fue hospitalizado y finalmente falleció.

Las autoridades tildan a los disidentes de ser "mercenarios" de Estados Unidos y grupos de intereses asociados para realizar acciones contra el gobierno cubano.