Decenas de centroamericanos señalaron a agentes migratorios de haberlos detenido y entregado a miembros del crimen organizado en el estado norteño de Tamaulipas, donde en las últimas semanas varios indocumentados fueron secuestrados.

El Instituto Federal de Defensoría Pública (IFDP) informó el lunes que la identificación de los agentes migratorios ocurrió durante declaraciones de 120 migrantes (81 mexicanos y 39 extranjeros) ante autoridades federales, en las que estuvieron presentes abogados del organismo.

El IFDP señaló en un comunicado que sólo un grupo de centroamericanos identificó a agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) como las personas que los detuvieron y bajaron de autobuses de pasajeros para entregarlos a presuntos miembros del crimen organizado.

El gobierno federal informó que al menos seis agentes del INM han sido detenidos por su presunto vínculo con el secuestro de al menos cuatro migrantes.

Los migrantes dijeron a las autoridades que viajaban rumbo a la frontera con Estados Unidos al momento de ser plagiados. Posteriormente fueron liberados por militares.

El director del IFDP, Alejandro Roldán, dijo a la AP que los migrantes identificaron a los agentes a través de fotografías que les fueron mostradas.

"Estas personas identificaron a algunos agentes como cómplices del delito", comentó Roldán.

De los 39 migrantes rescatados, 33 eran de países centroamericanos y seis chinos.

El vocero del gobierno federal en materia de seguridad, Alejandro Poiré, dijo que los agentes del INM detenidos están a disposición de la Procuraduría General de la República y afirmó que "no habrá tolerancia" en contra de ningún servidor público que cometa algún delito.

Tamaulipas ha sido un estado que ha representado un alto riesgo para los migrantes que intentan llegar a Estados Unidos.

En agosto de 2010 fueron asesinados 72 migrantes centro y sudamericanos en San Fernando, una municipalidad de Tamaulipas cercana a la frontera con Estados Unidos.

En la misma municipalidad fueron localizadas en abril 40 fosas clandestinas con al menos 183 cadáveres, de los cuales se ha identificado a uno como guatemalteco. Las autoridades consideran que varias de las víctimas podrían ser personas que fueron secuestradas cuando viajaban en autobuses.

El cartel de las drogas de Los Zetas es responsabilizado de ambas masacres.

Interrogado sobre si los agentes del INM detenidos habrían participado en el secuestro de algunas de las personas que fueron localizadas en las fosas de San Fernando, Poiré dijo que en su momento las autoridades competentes tendrán que determinarlo.

La Secretaría de Gobernación ha dicho que el INM mantiene un esfuerzo por limpiar la institución y que desde septiembre han sido suspendidos y separados de su cargo 168 agentes. El instituto tiene más de 5.000 funcionarios.

En enero, funcionarios del gobierno federal afirmaron a la AP que el gobierno planeaba una operación de limpieza que incluiría la separación de varios altos funcionarios de su cargo, aunque hasta el momento eso no ha ocurrido.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos informó recientemente que documentó el secuestro de al menos 11.333 migrantes entre abril y septiembre de 2010, casi la mitad de los cuales eran hondureños.