El presidente Felipe Calderón ofreció el lunes dialogar con los promotores de una marcha contra la violencia que el fin de semana reunió a miles de personas en la capital del país encabezadas por el poeta Javier Sicilia.

El mandatario dijo durante un acto oficial que, aunque no concuerda con algunos de los puntos expresados al término de la marcha, sí está dispuesto a escuchar sus argumentos y a explicar las razones de su gobierno sobre la estrategia contra el crimen organizado.

Luego de comenzar cuatro días antes en Cuernavaca, capital del estado central de Morelos, la marcha culminó el domingo en la plaza principal de la Ciudad de México con una concentración de miles de personas en medio de críticas a la estrategia de Calderón contra el crimen organizado.

Unos días después de asumir el poder en diciembre de 2006, Calderón lanzó una ofensiva para acabar con el narcotráfico. Sin embargo, la violencia ha ido en aumento y se ha traducido en más de 34.600 asesinados, varios de ellos civiles.

Una de las víctimas inocentes fue el hijo del poeta Sicilia, asesinado el 28 de marzo junto con seis personas en las inmediaciones de Cuernavaca.

Desde entonces el también periodista se ha manifestado por un cambio en la estrategia gubernamental contra el crimen, y en su última acción se lanzó a encabezar la llamada "Marcha por la Paz", al término de la cual pidió la renuncia del secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna.

El vocero del gobierno federal en materia de seguridad, Alejandro Poiré, defendió el trabajo de García Luna y señaló que el no estar de acuerdo en algunas posiciones expresadas durante la marcha no implica que el gobierno no esté abierto al diálogo.

"Si alguien ha impulsado incansablemente la formación de una policía civil profesional apegada a la ley, bien equipada, con las capacidades de inteligencia que garanticen la seguridad de la población, ésa persona es el ingeniero Genaro García Luna", dijo el portavoz en rueda de prensa.

Señaló que la Policía Federal ha logrado detener a varios delincuentes y ha contribuido al debilitamiento de estructuras de las redes delictivas.

"Una cultura ciudadana integral comprende el respaldo a las instituciones que han rendido frutos en la lucha contra el crimen organizado", consideró.

Calderón dijo antes que elogiaba la marcha, "porque sé que simboliza un ánimo legítimo y justo de la ciudadanía para poner un alto al problema de la inseguridad que padecemos en el país".

Dijo, sin embargo, que había algunos puntos en los que no está de acuerdo, aunque no precisó cuáles.

"Pero desde luego, eso no excluye la posibilidad y la responsabilidad de dialogar, de escucharnos y de entendernos para definir lo que sea mejor para el país", señaló el mandatario.

Comentó que instruyó a su gobierno a buscar un encuentro con los promotores de la marcha.