En un mundo donde la ecología se ha convertido en algo esencial, una nueva fuente de energía podría cambiar totalmente el panorama de la industria automovilística en todo el mundo... un equipo de investigadores de la Universidad de Ohio descubrió una forma de convertir la orina, si la orina, en hidrógeno, para usarlo como combustible.

De acuerdo con un reporte de la cadena BBC Mundo la idea es descomponer la urea y el amoníaco presentes en la orina, transformándolos en hidrógeno a través de una pequeña cantidad de corriente eléctrica. Generar hidrógeno a partir de agua, hoy en día, resulta un proceso caro y costoso.

Gerardine Botte, la directora del Centro de Investigación y autora del estudio, puntualizó a la BBC que "a más urea y amoníaco más hidrógeno, y lo hemos comprobado con orina de humanos, de animales y con orina sintética".

Según los cálculos del Centro de Investigación de Energía Electroquímica, un auto que funcione a partir de celdas de hidrógeno podría contabilizar 150 kilómetros con un galón, lo que puede traducirse en una cifra de alrededor de 40 km/l.

Para la científica, el descubrimiento es además una forma eficiente de purificar el agua, por lo que su aplicación principal sería en plantas de tratamiento de agua y en granjas, donde las grandes cantidades de urea y amoníaco crean un problema ambiental.

"La orina de los 22 mil estudiantes de esta Universidad, -el ser humano orina de dos a tres litros por día- podría generar energía para unas 50 a 70 casas, al ser procesada por una celda de combustible", explicó la profesora venezolana.

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agreganos en facebook.com/foxnewslatino