Las autoridades estadounidenses están investigando un posible defecto en el depósito de la camioneta "pickup" Ford F-150 que podría afectar unas 2.731.909 unidades del modelo, según se supo hoy.

La Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera (NHTSA, por su sigla en inglés) señaló en su página web que "las correas que sujetan el depósito de gasolina se pueden oxidar y romper, posiblemente soltando el depósito y provocando una fuga de gasolina".

"El derrame de gasolina supone un riesgo de fuego", añadió NHTSA en el resumen del informe de su investigación.

El informe también señala que Ford ha recibido hasta la fecha 156 quejas de usuarios con respecto a este problema. Otras quejas han sido presentadas directamente a NHTSA.

La institución federal señaló que en total, 243 quejas supusieron que "el depósito de la gasolina cayó debajo del vehículo y fue arrastrado por el suelo, 95 incluyeron la fuga de combustible y 9 incluyeron informes de chispas provocadas por el depósito al ser arrastrado por la carretera".

El F-150 es el "pickup" más popular de Estados Unidos.

En febrero, Ford ya tuvo que llamar a revisión unas 144.000 camionetas F-150 por un problema en el sistema de airbag.

La investigación que realiza NHTSA en relación al posible problema con el depósito de gasolina afecta a las camionetas F-150 de los modelos 1997 a 2001.