Una huelga general de 24 horas del transporte de pasajeros se cumplía el lunes en Uruguay en protesta por el asesinato de un taxista.

Los taxímetros no operaron desde el domingo de madrugada apenas conocerse el asesinato de José Eduardo Texeira, de 38 años, de un balazo en la cara durante un robo.

A ellos se sumó la Unión Nacional de Obreros y Trabajadores del Transporte (Unott) que paralizó sus servicios desde las primeras horas del lunes. La principal empresa privada dispuso un servicio de emergencia con algunos autobuses, pero que no alcanzó para el desplazamiento de las miles de personas que circulan por Montevideo y las áreas suburbanas. Otras tres cooperativas de transporte no dispusieron ningún servicio.

El dirigente de la Unott, Luis Aguirre, dijo que el paro se realiza con total normalidad. La huelga afecta también al transporte que va de Montevideo al interior del país.