LeBron James anotó el lunes 35 puntos y ganó 14 rebotes para guiar al Heat de Miami a una victoria por 98-90 en tiempo extra sobre los Celtics de Boston y a una ventaja de 3-1 en su semifinal de la Conferencia Este.

Dwyane Wade encestó 28 unidades y tomó nueve rebotes, mientras que Chris Bosh aportó 20 puntos y 12 tableros para Miami, que podría eliminar a los campeones defensores de la conferencia con un triunfo en el próximo juego, la noche del miércoles en Miami. Así avanzaría a la final del Este contra el ganador de la serie entre Atlanta y Chicago.

James, Wade y Bosh — el núcleo de "Tres Grandes" conformado por Miami para esta temporada — anotaron 83 de los 89 puntos del equipo y capturaron 35 de sus 45 rebotes.

Los "Tres Grandes" que le dieron a Boston el título de 2008 no pudieron hacerles frente esta vez: Paul Pierce encestó 27 unidades, Ray Allen registró 17 y Kevin Garnett logró siete puntos y 10 rebotes.

James compensó una pérdida de balón al final del tiempo reglamentario con una canasta con un salto hacia atrás al inicio del tiempo extra que le dio a Miami una ventaja que nunca perdería.

Los Celtics anotaron apenas cuatro puntos en la prórroga al encestar uno de seis tiros y cometer cuatro de sus 18 pérdidas de pelota.

El base Rajon Rondo, que se había dislocado el codo izquierdo el sábado en el tercer partido, jugó 39 minutos con una protección acolchada en el brazo. Anotó diez unidades y sirvió cinco asistencias.

Boston había sumado al plantel activo al puertorriqueño Carlos Arroyo para el caso de que el codo de Rondo y un hombro de su reemplazo Delonte West complicaran la situación, pero el boricua no jugó.

James, Wade y Bosh venían de lograr su peor total de puntos (44) desde que juegan juntos en Miami y ésta vez se encargaron ellos solos del ataque. Nadie más en el Heat logró más de cuatro unidades y la banca del Heat aportó sólo siete.

Miami ganó como local los dos primeros partidos y los Celtics se habían recuperado al volver a Boston con una gran tarea defensiva contra los tres astros que les permitió ganar el tercer partido por 97-81.

Esta vez, el trío de estrellas se recuperó y dejó la serie al borde de la definición.