Muchos adultos mayores estadounidenses se someten a reiteradas colonoscopías que no necesitan y el Medicare las paga, indica un estudio que arroja luz sobre riesgos innecesarios para los ancianos y desperdicio de dinero.

Casi la mitad de los pacientes del Medicare — el seguro de salud público para adultos mayores — en el estudio se habían sometido a una colonoscopía menos de siete años después de haber tenido resultados normales en una previa. El examen es recomendado cada 10 años, a partir de los 50 años, para personas con riesgo promedio cuyo primer examen da resultados normales.

El estudio mostró que entre las personas de 80 o más años de edad, una tercera parte tuvieron un segundo examen en un plazo de siete años desde la primera colonoscopía. Ese es un grupo que pudiera prescindir completamente del examen si no se han detectado problemas previos.

El Equipo Especial de Servicios Preventivos recomienda que no se realicen exámenes de rutina en busca de cáncer de colon para personas de entre 76 y 85 años, y dice que en aquellas mayores de 85 los riesgos son mayores que los posibles beneficios.

Mientras más vieja es la persona, es más probable que muera de otras causas antes que el cáncer se vuelva mortífero, lo que hace que los riesgos del examen superen a los beneficios en muchos pacientes de edad avanzada, dijeron los autores de la investigación.

"Me sorprendió la magnitud del problema", dijo uno de los autores, el doctor James Goodwin, geriatra e investigador en la facultad de medicina de la Universidad de Texas en Galveston.

En el estudio, los investigadores se centraron en una muestra nacional aleatoria de reclamaciones al Medicare y datos de inscripciones de más de 200.000 pacientes mayores de 65 años que recibieron colonoscopías entre el 2001 y el 2008. El número de pacientes en la muestra totalizó 24.071, todos ellos considerados en riesgo normal para cáncer del colon.

Los resultados indican que la mayoría de las colonoscopías repetidas fueron innecesarias. Solamente 27% de todos los pacientes en el estudio con exámenes reiterados tuvieron síntomas que pudieran haber generado sospechas de cáncer, incluyendo dolores abdominales, cambio en los hábitos intestinales y pérdida de peso. El estudio fue publicado el lunes en la revista Archives of Internal Medicine.

La colonoscopía es considerado uno de los exámenes más efectivos para detectar cáncer tempranamente. En general es un examen seguro, pero tiene ciertos riesgos que aumentan a medida que el paciente tiene mayor edad.