No fue la mejor pelea del filipino Manny Paquiao, pero volvió a dominar con su boxeo agresivo al estadounidense Shane Mosley para retener el título de campeón del peso welter, versión Organización Mundial de Boxeo (OMB).

Despues que ambos púgiles cayeron a la lona, el primero lo hizo Mosley en el tercer episodio con una gran izquierda que le conectó Pacquiao, el púgil filipino lo hizo en el decimo, pero fue más bien por un resbalón y empujón de su rival que por el efecto de un golpe.

Pacquiao, de 32 años, que se llevó una bolsa de 20 millones de dólares garantizados, ganó el decimocuarto combate consecutivo despues que los tres jueces le vieron como el mejor.

El juez Glenn Trowbridge puntuó 119-108; Dave Moretti lo hizo con 120-108 y Duane Ford le dio tambien 120-107 a Pacquiao, que se mostró enfurecido con el árbitro de la pelea, Kenny Bayless, al dar como caída el empujón que le propinó Mosley en el decimo asalto, como luego pudo verse claramente en la repetición de los vídeos de televisión.

La pelea disputada en el MGM Grand Garden Arena, de Las Vegas, defraudó de alguna manera a los aficionados que llenaron el recinto para ver a Pacquiao, considerado por muchos como el mejor púgil del momento.

Sin embargo, Mosley no ayudó al campeón, un autentico guerrero del cuadrilátero, que intentó la pelea por todos los medios pero el veterano aspirante estadounidense la rehuyó.

De ahí que al concluir la pelea, cuando Mosley se acercó a Pacquiao para felicitarlo, el campeón filipino no pudo disimular su enfado con la estrategia que había mostrado en el cuadrilátero el rival y le dio la espalda.

El púgil filipino esta vez no pudo mostrar toda la agresividad ni el poder de sus puños de combates anteriores, pero fue muy superior a Mosley, de 39 años, que con toda seguridad disputó el último combate importante de su carrera profesional, ya que no tiene nada ya en sus puños.

Mosley, que se llevó una bolsa de cinco millones de dólares garantizados, dejó su marca en 46-7-1, con 39 triunfos por la vía rápida, volvió a perder por decisión unánime como hizo ante el invicto Floyd Mayweather Jr., al que muchos de los aficionados presentes en el combate corearon para que se enfrente a Pacquiao.

El púgil, congresista y cantante filipino, que al concluir la pelea tiene previsto dar un concierto musical en el bulevar principal de Las Vegas, dejó su marca en 53-3-2, con 38 nocáuts, pero a diferencia de la última pelea que hizo ante el mexicano Antonio Margarito, esta vez no pudo ganar por la vía rápida.

Aunque al concluir la pelea la cara de Mosley mostró tambien todo el castigo que recibió con los directos e izquierdas que le conectó Pacquiao durante toda la pelea.