Nueve personas murieron y 144 resultaron heridas -varias de ellas graves- en el enfrentamiento armado registrado anoche entre cristianos y musulmanes en el barrio cairota de Imbaba, informaron hoy fuentes oficiales, las cuales indicaron que la calma ha regresado a esa zona de la capital.

El incidente se produjo cuando grupos de musulmanes atacaron la iglesia de Mar Mina al creer que los cristianos mantenían encerrada allí una mujer que se había convertido al islam para casarse con un joven de ese credo.

Fuentes médicas y oficiales citadas por la agencia oficial MENA indicaron que el número de muertos ascendía en las últimas horas a nueve, al fallecer tres personas que habían resultado gravemente heridas en el primer recuento dado por las autoridades.

Seis de las víctimas mortales son musulmanas y tres cristianas coptas.

En declaraciones a la televisión, Ali Abdel Rahman, gobernador de la provincia de Giza, que incluye amplios sectores del Gran Cairo y donde se encuentra Imbaba, dijo que el Ejército y la Policía habían logrado devolver la calma a ese barrio.

Según la televisión pública, las declaraciones que han hecho algunos de los testigos hacen imposible establecer quién empezó el enfrentamiento y de dónde procedían los disparos. También fueron lanzados cócteles molotov.

Los musulmanes atacantes pertenecen a la corriente de los salafíes, una de las más rigurosas del islam y que cada día está ganando más terreno en Egipto.

Los cristianos egipcios, mayoritariamente coptos, representan el 10 por ciento de la población del país, calculada en unos 75 millones de habitantes.

Periódicamente hay incidentes armados entre cristianos y musulmanes en Egipto por razones religiosas, especialmente en el sur del país, aunque comienzan a ser más frecuentes en esta capital.