Sebastian Vettel lideró otra exhibición de Red Bull al ganar el domingo el Gran Premio de Turquía y aumentó su ventaja al frente del campeonato mundial de Fórmula Uno.

El campeón vigente nunca se vio en apuros en el circuito de Estambul tras largar de la posición de privilegio por cuarta carrera consecutiva.

"¡Sí! ¡Sí! ¡Eso es lo que les digo!'''', gritó el piloto alemán por la radio tras conseguir su tercera victoria en cuatro carreras.

Red Bull redondeó un 1-2, con el australiano Mark Webber como segundo.

A falta de cinco vueltas para la meta, Webber logró adelantar el español Fernando Alonso dentro de una carrera que fue emocionante en cuanto a las pulseadas por las migajas dejadas por Vettel.

Alonso quedó tercero, el primer podio para Ferrari en la temporada.

Vettel cantó victoria en las dos primeras carreras del calendario, y fue el escolta de Lewis Hamilton en China el mes pasado.

A sus 23 años, Vettel se convirtió en 2010 en el campeón más precoz en la historia de la F1 y es amplio favorito para revalidar su corona.

Después de un arranque excepcional, Vettel le ha sacado una diferencia de 34 puntos a Hamilton. Webber se ubica tercero, a 38,

"En el preciso momento que empiezas a pensar que eres invencible es cuando te ganan", dijo Vettel. "No hay que confiarse. Siempre hay alguien, en un algún momentos, que te dará una lección, que te pondrá en problemas y te ganará".

Vettel advirtió que no se fía de nada al recordar el desenlace de la pasada temporada, en la que atrapó el último en la última carrera.

"Sabemos cómo todo cambia súbitamente y el año pasado todo fue muy reñido", dijo Vettel. "Es un campeonato muy largo. Tenemos que ir paso a paso, carrera a carrera".

Los McLarens de los británicos Hamilton y Jenson Button se enfrascaron en un duelo entre ellos, en el que la decisión de Hamilton de hacer un repostaje adicional incidió para atrapar el cuarto.

El alemán Nico Rosberg logró el quinto sitio por delante de Button, que pagó los platos rotos por el deterioro de sus neumáticos

Mientras los demás se sacaban chispas detrás suyo, Vettel realizó una carrera impecable. Cuando hizo su primer repostaje, Vettel ya había sacado una ventaja de seis segundos.

Vettel fue precavido con su estrategia de paradas, decidido a evitar lo que le ocurrió en China en donde el triunfo se le escapó cuando Hamilton le adelantó a cuatro vueltas del final.

Y el resultado fue que Vettel logró superar por ocho segundos de diferencia a Webber y por 10 a Alonso.

"Hemos hecho una carrera bastante fluida. El arranque fue clave", afirmó Vettel. "Sacamos un colchón de tres, cuatro, ocho segundos y eso me hizo todo más fácil".

El brasileño Felipe Massa fue el latinoamericano más destacado al figurar undécimo con su Ferrari.

Más atrás quedaron el mexicano Sergio Pérez (14 con Sauber), el brasileño Rubens Barrichello (15 con Williams) y el venezolano Pastor Maldonado (17 con Williams).