Cuatro ex directores del fondo que compró en 2000 el grupo MG Rover por la suma simbólica de 10 libras y que se pagaron a sí mismos 40 millones de libras (45,6 millones de euros) en concepto de salarios y pensiones han sido descalificados para dirigir otras empresas por un período de tres a seis años.

El fabricante de automóviles MG Rover quebró en 2005 con deudas acumuladas de 1.300 millones de libras (cerca de 1.500 millones de euros) y la pérdida de 6.000 puestos de trabajo, y los cuatro ex directores fueron acusados de lucro indebido y una pésima gestión de la empresa.

Un informe oficial de 800 páginas publicado hace dos año acusó a uno de los "Cuatro de Phoenix", como pasaron a ser conocidos, de haber proporcionado "informaciones inexactas y engañosas" a los parlamentarios que investigaban las circunstancias de la quiebra.

El ministerio británico de Empresa publicó hoy un comunicado según el cual los cuatro -Peter Beale, John Towers, Nick Stephenson y John Edwards- se han comprometido a no formar parte de ningún consejo de dirección de empresas de responsabilidad limitada por un período que oscila entre tres y seis años.

Según el informe oficial, los ex directores "manipularon los activos y los flujos de ingresos utilizando compañías en las que ellos, y no los acreedores de MG Rvoer, tenían intereses, lo que les permitió obtener elevados salarios, dividendos y beneficios".

Los ex directores aceptaron la decisión de las autoridades aunque dijeron no haber hecho nada que justifique su "descalificación".