Santiago de Chile, 6 may EFE).- Los socialistas chilenos inauguraron en la noche de este viernes su XXIX Congreso, en el que debatirán los desafíos locales y globales que enfrenta su colectivo y la derrota electoral a manos de la derecha a principios del año pasado.

La ceremonia inaugural, en la que estuvieron presentes delegados de Chile y del extranjero, estuvo a cargo del expresidente Ricardo Lagos (2000-2006) y del presidente del Partido Socialista, el diputado Osvaldo Andrade.

Andrade explicó a los periodistas que la cita, que se prolongará hasta el domingo, servirá para concluir un extenso período de reflexión, análisis y debates entre la militancia socialista en todas las comunas de Chile y en numerosos lugares del mundo.

Añadió que se abordarán tres temas durante el Congreso, entre los que se destaca "El Partido Socialista, la transformación de la sociedad chilena y el desafío de la nueva etapa política".

En este segmento se debatirá un balance de las transformaciones sociales, económicas y culturales verificadas en las dos últimas décadas, sus avances y éxitos; la caracterización socioeconómica y cultural del país y los actores sociales, y el balance de la derrota electoral de enero de 2010.

En la ceremonia inaugural, realizada en el Aula Magna de la Universidad de Santiago de Chile, se estableció una relación armónica entre tradición y modernidad, con la expresión del sello de un Partido Socialista y un Congreso XXIX abierto a la comunidad, dialogante con la ciudadanía e inclusivo.

Según Andrade, para el Partido Socialista de Chile, como articulador del nuevo progresismo, el desafío no ha concluido ya que perviven injusticias y privilegios irritantes mientras surgen nuevos desafíos.