Responsables antidroga destacaron hoy los avances logrados en la República Dominicana en la lucha contra el tráfico de drogas, tanto a gran escala como en la venta de sustancias narcóticas al menudeo, dos ámbitos que no deben descuidarse para frenar esta actividad delictiva, según dijeron.

El mayor Johan Liriano, de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD), subrayó la importancia de las operaciones contra el microtráfico y su valor como complemento a la lucha contra las actividades de las grandes organizaciones de traficantes.

"Es una buena combinación de fuerzas", dijo, en declaraciones a Efe, el responsable antidroga al término de un operativo desarrollado en Capotillo, un deprimido sector de Santo Domingo donde hoy fueron detenidas 39 personas, entre las que figuran varios distribuidores directos de las sustancias.

Una parte del grupo de arrestados quedará en libertad una vez efectuadas las comprobaciones necesarias, mientras que otros serán puestos a disposición judicial por su supuesta implicación en estos delitos, dijo una fuente de la investigación.

Cerca de un centenar de agentes se desplegaron durante varias horas por los estrechos callejones de Capotillo en esta fase final de la operación, con la que se completó una labor previa de inteligencia que durante los últimos tres meses permitió localizar los principales puntos de venta de droga e identificar a los autores de las transacciones.

En el operativo, en el que también se ocuparon armas y una importante cantidad de droga que está pendiente de cuantificar, sufrieron heridas leves dos agentes, así como uno de los detenidos y un familiar, quienes se resistieron al arresto y trataron de agredir a los integrantes del operativo, indicó la fuente.

La DNCD contó en esta operación con personal de su Unidad de Reacción Táctica (URT) y con un helicóptero que proporcionó cobertura aérea, además del apoyo de la Policía Nacional.

La intervención fue descrita por el fiscal encargado de la investigación, Gedeón Platón, como "una actividad relámpago", en la que no hubo allanamientos (registros), ya que lo que se pretendía era actuar con rapidez para sorprender a los traficantes.

Platón resaltó la importancia de llevar a cabo operativos permanentes en zonas como ésta, donde se realizan intervenciones cotidianas antidroga a menor escala, junto con una "labor de inteligencia constante".

República Dominicana es considerado un territorio utilizado por el narcotráfico internacional como puente al mercado consumidor de Estados Unidos y Europa, por lo que sus responsables antidroga se fijan como objetivo combinar la lucha contra el pequeño tráfico con el combate a las grandes organizaciones, precisó la fuente citada.

El presidente del país caribeño, Leonel Fernández, ha pedido en reiteradas ocasiones reforzar la cooperación internacional y considera necesario "un compromiso global y una auténtica y genuina voluntad política" de los Gobiernos, así como una estrategia que ataque no sólo la producción, sino también el consumo o la demanda de drogas.