El presidente alemán no visitará una planta siderúrgica de ThyssenKrupp AG en Brasil luego de que la empresa anunciara que eliminaría unos 35.000 empleos como consecuencia de una reestructuración.

Christian Wulff tenía pensado visitar el sábado la planta cercana a Río de Janeiro antes de regresar a Alemania tras un periplo por la América Latina.

Empero, según la agencia noticiosa oficial alemana DAPD, su oficina dijo que decidió cancelar la visita debido al anuncio de reestructuración y porque su "efecto no puede ser calibrado".

ThyssenKrupp, con sede en Essen, anunció el jueves por la noche que piensa desprenderse o vender varias unidades, incluyendo su negocio de fabricación de acero.

Agregó que la medida afectará a unos 35.000 empleados, de una plantilla total que suma ahora casi 177.000.