El presidente de Ecuador, Rafael Correa, señaló que se debe respetar la decisión de los ecuatorianos en las urnas, a donde acuden hoy para pronunciarse en una consulta popular, impulsada por el mandatario, sobre distintos temas, entre ellos, la posibilidad de reformar el sistema judicial.

"Frente al resultado electoral, obviamente someternos todos a la decisión del soberano, del pueblo ecuatoriano", dijo Correa al ser consultado por periodistas sobre la actitud que deben asumir los ecuatorianos tras el proceso electoral de hoy.

El gobernante dijo estar con el "ánimo muy en alto" y apuntó que "independientemente de los resultados electorales, ya es una victoria para el pueblo ecuatoriano, para la democracia, que se le consulte sobre las grandes decisiones del país en esta nueva democracia real, directa, radical, ciudadana".

Los ecuatorianos tienen hasta las 22.00 GMT para responder en las urnas diez preguntas relacionadas con la justicia, la regulación de los contenidos en los medios de comunicación, la posibilidad de prohibir la muerte de animales en espectáculos públicos, calificar como delito al enriquecimiento privado no justificado, o la prohibición de juegos de azar con fines de lucro, entre otros.

Correa opinó que el pueblo "ha entendido bien los principios, el objetivo, la visión que tienen las preguntas y sabrá votar con responsabilidad, con reflexión, con información y, sobre todo con mucha alegría. Esta es una fiesta democrática".

El gobernante, que impulsó personalmente la campaña electoral en favor del "sí", apuntó que en caso de que su tesis triunfe en las urnas, ello únicamente significa para él "mucho más trabajo y muchísima más responsabilidad" y desde el día siguiente "trabajar para reformar profundamente la justicia".

Correa aseguró que el proceso de hoy no es una "prueba para el Gobierno" sino "instrumentos para poder salir adelante" y señaló que Ecuador vive una "nueva época, democracia radical, ciudadana", pero apuntó que "a los actores políticos les falta mucho por madurar".

Rodeado de simpatizantes, Correa acudió a votar a las 8.00 hora local (13.00 GMT), en un colegio del norte de Quito, donde reiteró que "el principal objetivo ya se cumplió", en referencia al derecho del pueblo ecuatoriano a expresarse en consulta.

En otra mesa, en ese mismo recinto electoral, sufragó su hija Sofía, que emitió su voto por primera vez, pues en Ecuador el voto es facultativo para los jóvenes entre 16 y 18 años de edad.

"Ella quiso venir a votar, ustedes saben que el voto es voluntario, pero ella quiso ejercer su responsabilidad y lo ha hecho con mucha reflexión, con mucha información", dijo el jefe de Estado.

"Hoy la patria es inclusiva, pródiga y generosa", resaltó hoy Correa, quien señaló como muestra de ello el hecho de que ahora policías, militares, adolescentes desde los 16 años, ecuatorianos en el exterior y extranjeros radicados en el país por más de cinco años pueden ejercer su derecho al voto.

"La democracia radical que estamos construyendo, la democracia necesaria, inexcusable, urgente, es la cara de la sociedad ante el futuro, es la nueva democracia ciudadana que cumple con los postulados de equidad y justicia", recalcó.