La multinacional japonesa Sony ofreció hoy a sus usuarios estadounidenses un seguro de cobertura de hasta un millón de dólares por cliente en caso de que el robo de información sufrido en sus redes de juegos les suponga pérdidas económicas.

Entre el 16 y el 19 de abril la compañía sufrió intrusiones en las redes de descarga y juego "online" PlayStation Network (PSN), Qriocity y Sony Online Entertaiment (SOE) que afectaron a cien millones de cuentas a causa de ataques de piratas informáticos.

El presidente de Sony Corporation, Howard Stringer, pidió hoy disculpas a los clientes de estos servicios "online" y anunció que la compañía habilitará un seguro de hasta un millón de dólares que cubrirá los perjuicios económicos y gastos legales de sus clientes en Estados Unidos si son víctimas de un robo de identidad.

En la web de Sony, Stringer explicó que por el momento "no hay evidencias confirmadas de que se hayan utilizado indebidamente datos de tarjetas de crédito o información personal" de las cuentas de las plataformas de Sony afectadas.

Pese a que la cobertura anunciada solo ha sido habilitada para usuarios estadounidenses, los piratas informáticos tuvieron acceso a la información personal de unos 100 millones de usuarios de Sony en todo el mundo, como las direcciones postales o de correo electrónico.

La compañía cree que en ninguno de los ataque los intrusos pudieron acceder a las contraseñas de tarjetas de crédito, aunque no descarta que se hayan podido también recopilar otros datos bancarios como números de tarjetas, fechas de caducidad o registros de débito de, al menos, 23.400 clientes.

"Yo y la compañía nos disculpamos por los inconvenientes y las preocupaciones causadas por el ataque", indicó hoy Stringer en su primer comunicado desde que se dio a conocer la intrusión.

Stringer reconoció que es "justo" pensar que la compañía tardó en notificar el ataque informático a los usuarios, ya que el alcance del fallo de seguridad de Sony no se conoció hasta el 26 de abril y el 2 de mayo se informó que también el sistema de SOE había sido vulnerado.

Las tres plataformas "online" han sido desactivadas, aunque Sony espera reanudar los antes posible los servicios de PSN y Qriocity.

Stringer recordó que se están dedicando recursos en investigar el origen del ataque informático y en solucionar las brechas de seguridad y recordó que los "hackers" han cubierto sus rastros tras la intrusión para que sea difícil rastrearlos, lo que hace complicado conocer qué información ha sido tomada y cual no.