Miles de pasajeros en Italia batallaron el viernes para hallar los pocos autobuses y trenes que brindaron servicio durante una huelga general de un día que también afectaron los transportes aéreos y ferroviarios, así como instituciones bancarias, oficinas públicas y escuelas.

La huelga nacional fue convocada por la mayor confederación de sindicatos de Italia.

El paro a gran escala en los transportes públicos duraría unas cuatro horas durante las principales horas de transporte tanto por la mañana como por la tarde.

Los empleados de las torres de control aéreas iniciarían su paro del las 10 de la mañana a las 2 de la tarde, hora local (0800-1200 GMT) y los trabajadores ferroviarios lo harían de las dos a las seis de la tarde (1200-1600 GMT). Alitalia modificó sus horas de salida para garantizar que los vuelos intercontinentales y redujo los vuelos domésticos y europeos.

Los empleados sindicalizados desean que el gobierno disminuya los impuestos que le cobra a los trabajadores asalariados en un país donde los trabajadores independientes a menudo evaden impuestos. Asimismo, exigieron más inversiones para generar nuevos puestos de trabajo.