La economía española creció un 0,2% de enero a marzo de 2011, igual que el trimestre anterior, debido al aumento de las exportaciones en un país todavía golpeado por el desempleo y la deuda pública, informó el viernes el Banco de España.

Después de casi dos años de recesión, el país registra una "recuperación modesta", según la entidad reguladora. En comparación con el primer trimestre de 2010, el Producto Interno Bruto (PIB) de España aumentó un 0,7%.

Las cifras del Banco de España son una estimación y deben ser confirmadas dentro de unas semanas por el Instituto Nacional de Estadística.

Según el banco, la demanda interna volvió a registrar una ligera bajada y el incremento del PIB en el primer trimestre se debió al aumento de las exportaciones, favorecidas por la recuperación de los países europeos del entorno y sus socios comerciales.

El informe subraya que el consumo de las familias volvió a ser muy débil y se vio afectado por el desempleo, la caída de valor de algunas propiedades, las dificultades de acceso al crédito y la subida de la inflación.

España tiene la tasa de desempleo más alta de la eurozona con 21,3%, con más de 4,9 millones de desocupados, y el gobierno no prevé un ritmo aceptable de creación de puestos de trabajo hasta el segundo semestre del año.

El gobierno prevé un crecimiento económico del 1,3% del PIB para 2011, aunque tanto el Banco de España como el Fondo Monetario Internacional sitúan ese repunte en el 0,8%.