Luis Armando Lozada Cruz, conocido como Vico C, uno de los principales precursores del género urbano, espera presentar un nuevo material de estudio este año, tarea en la que, asegura, se encuentra concentrado y que sólo rompe para dar conciertos puntuales.

"Estoy concentrado en la nueva producción realmente. Tengo, sí, conciertos, pero no una gira definida como tal", indicó Vico C telefónicamente a Efe desde Puerto la Cruz, al este de Caracas, donde tiene programado un concierto benéfico para una organización religiosa.

El autor de "Viernes 13" o "Tony presidio" indicó que está "elaborando en mente, en el piano, las melodías", pero aseguró que el disco saldrá este año.

"No sé qué mes, pero este año", indicó el rapero, cuyo último disco, "Babilla", fue presentado en 2009, al explicar que ha pasado por "una época donde se han reconstruido cosas y eso toma tiempo".

Considerado, junto al panameño El General, como uno de los padres del reguetón, Vico C, de 39 años, pone distancia entre su música y la de muchos de esos grupos.

"Realmente no es eso lo que represento, yo represento música urbana, buena letra, buena música", expresó, al afirmar: "no solo soy estricto con mis letras sino con los estilos musicales".

Señaló que su larga carrera, que comenzó en estudio con Underground, en 1985, ha pasado por diferentes fases y no se ha quedado únicamente en un estilo ni se ha dejado llevar por lo que estaba "pegado".

"Soy autóctono en lo que es lo que yo hago, yo empecé sin seguir a nadie (...) yo soy rapero, soy hiphopero y ahí empiezo; en el camino me doy cuenta de que soy músico, que Dios me ha dado a mi un don más allá del rimar", señaló, al agregar que en su carrera fue "descubriendo" cosas que podía hacer y así fue "creando".

Reconoce que se siente ligado al reguetón en cuanto a estilo musical pero afirma que no se siente "responsable del tipo de mensaje que hayan tirado" después de él.

Elogia a Calle 13, de los que dice que son "los únicos que hacen música de verdad del género" urbano, y también ensalza a Tego Calderón. Entre los demás, asegura, que hay "muchos talentosos" pero "la mayoría ha hecho lo mismo".

Tras más de 25 años de carrera, afirma que no siente que haya pasado tanto tiempo porque uno está "para arriba y para abajo".

"Mi carrera profesional cada vez la ligo más a lo que quiero lograr como hombre, me dan menos ganas de cantar por cantar y más ganas de lograr algo siempre que escribo y canto", aseguró.

También recuerda su relación con las drogas y el bache en el que cayó, y asegura que uno tiene que "bregar con el corazón", además de "ponerse las pilas como creyente".

"Llega un punto donde se comete el error de querer llenar algún vacío o de querer distraer de los problemas, yo creo que el cambio está en el corazón", consideró.