Derrick Rose lució el viernes como el jugador más valioso de la liga y despedazó a Atlanta con un récord personal de 44 puntos para que los Bulls de Chicago se pusieran al mando en las semifinales de la Conferencia del Este al vencer 99-82 a los Hawks.

"Es difícil de marcar de todos modos", dijo el base de Atlanta Jeff Teague, que debió intentar defender ante Rose durante gran parte de la noche. "Pero cuando sus tiros perimetrales entran, es el Jugador Más Valioso".

En su mejor actuación de la postemporada, Chicago dominó el tercer partido de la serie al mejor de siete y ahora lidera 2-1, por lo que Atlanta está obligado a ganar en el cuarto juego del domingo si no quiere caer en una desventaja importante.

Rose estuvo dominante desde el mismo comienzo, con una penetración veloz a la llave que provocó que Atlanta pidiera un tiempo fuera antes de que se cumpliera el minuto.

El base de Chicago remató a los Hawks a mitad del cuarto período con dos triples consecutivos, mientras el robusto contingente de aficionados de los Bulls cantaba "¡MVP! ¡MVP!", las iniciales en inglés del premio al Jugador Más Valioso que aquél recibió hace unos días.

Los simpatizantes locales comenzaron a dejar el estadio. El único destacado en Atlanta fue Teague, que logró 21 puntos.

El dominicano Al Horford metió cinco canastas en 12 intentos para sumar 10 puntos en sus 37:23 minutos en cancha, en los que también repartió dos asistencias y obtuvo ocho rebotes.

Esto obviamente no fue suficiente para hacerle frente a Rose. Convirtió 16 de sus 27 tiros de campo, incluidos cuatro triples. Repartió siete asistencias, bajó cinco rebotes, robó un balón... y hasta puso una tapa.

"Simplemente ataqué todo el partido", dijo Rose. "Ese era todo mi pensamiento".

Los Hawks nunca estuvieron cerca.

Tras sufrir para eliminar a Indiana en la primera ronda y perder su partido inicial en semifinales, los Bulls por fin se parecieron al equipo que ganó 62 partidos en la temporada regular. Aunque Rose fue la estrella, la banca tuvo un papel central en una ofensiva clave en el segundo cuarto y todos aportaron a la hora de rebotear: los Bulls sacaron una ventaja de 47-34 en ese rubro, con 18 tableros en ataque.

"Jugadas de esfuerzo", dijo Rose. "Así somos como equipo".