Una caída libre de las materias primas y un alza inesperada en las solicitudes de desempleo produjeron nerviosismo el jueves en los mercados financieros, al arrastrar hacia abajo el mercado de valores.

Los precios del petróleo cayeron casi 10 dólares, o 9%, para cerrar por debajo de 100 dólares el barril por primera vez desde mediados de marzo.

La plata perdió un 8% para ubicarse en 34,41 dólares. El metal ya había tenido el martes su mayor caída diaria en tres años y está cerca de 16 dólares, después de haber alcanzado 50 dólares la semana pasada. Además, el oro cayó un 2,3% hasta 1.474,90 dólares la onza.

El promedio industrial Dow Jones descendió 139,41 puntos o 1,1%, a 12.584,17. El índice Standard & Poor's 500 bajó 12,22, o 0,9%, hasta 1.335,10 y el referente tecnológico Nasdaq cayó 13,51, o 0,5%, a 2.814,72.

Los bonos del gobierno subieron, empujando las tasas de interés a largo plazo a sus niveles más bajos de este año. El rendimiento del bono del Tesoro a 10 años cayó a 3,16%.

Las materias primas como el petróleo y el algodón habían aumentado en más del 25% durante el último año. Algunas, como la plata, se mantienen casi 100% por encima del precio que tenían hace un año, a pesar del descenso del jueves. El retroceso indicó que algunos especuladores estaban asegurando sus ganancias y que otros inversionistas estaban protegiendo los beneficios debido a la preocupación de que los informes del viernes sobre el empleo pudieran ser peores de lo que se pensaba originalmente, según los expertos. Eso puede llevar a una demanda más débil de los consumidores.

"Los especuladores están desplegando sus posiciones para tomar las ganancias," dijo Peter Fusaro, presidente de Global Change Associates, una consultora de comercio energético de Nueva York.

Los índices bursátiles cayeron después de que el Departamento de Trabajo dijo que las solicitudes de ayuda por desempleo por primera vez aumentaron a 474.000 la semana pasada, el nivel más alto en ocho meses. Los analistas no lo anticiparon. Los economistas esperaban que las solicitudes caerían a 410.000.

Las solicitudes de prestaciones por desempleo han aumentado en tres de las cuatro semanas anteriores. El ascenso en las solicitudes, junto con otros signos de que la recuperación económica está perdiendo fuerza, ha generado preocupación acerca de lo que revelará el informe mensual del gobierno sobre puestos de trabajo para abril, que será dado a conocer el viernes.

Los economistas prevén que los empleadores agregaron 185.000 trabajadores en abril. La tasa de desempleo se mantendría sin cambios en 8,8%.

Antes del miércoles, el aumento de los ingresos había impulsado las acciones en las últimas semanas. Pero incluso los sólidos resultados reportados el jueves por varias grandes compañías no superaron las preocupaciones sobre la recuperación económica.

A pesar de las pérdidas en los últimos dos días, los mercados han ganado en el año que ha transcurrido desde el llamado "crash flash" que llevó a muchos inversionistas a abandonar el mercado.

El viernes se cumple el primer aniversario de aquel derrumbe, cuando el Dow Jones se hundió cerca de 1.000 puntos en menos de media hora. Algunas acciones perdieron un tercio de su valor en cuatro minutos.

En la jornada, dos acciones cayeron por cada una que subió en la Bolsa de Nueva York el jueves. El volumen consolidado alcanzó 4.800 millones de acciones.

Más temprano, el FTSE 100, referente del mercado británico, cayó 64,09 puntos, el 1,07%, a 5.919,98; el DAX alemán avanzó 3,03 unidades o 0,04%, a 7.376,96, y el CAC-40 francés descendió 38,26 enteros, el 0,95%, a 4.004,87.

En Asia, el Nikkei japonés saltó 154,46 unidades o 1,57%, a 10.004,20.