El presidente Hugo Chávez anunció el jueves su intención de que el gobierno controle más la explotación de oro y aumentar la producción de ese mineral.

Chávez dijo en un discurso televisado que próximamente emitirá un decreto-ley que establecerá "el oro como un recurso de alto rango estratégico para el país" y que regulará y limitará "un espacio geográfico que tenemos que ocupar".

"Resulta que nosotros estamos produciendo, teniendo unas reservas de oro gigantescas, estamos producciendo no más de 11 toneladas (anuales); pero hay un estimado de no menos 10 o 11 toneladas más que se van de contrabando a las mafias del oro. El estado debe actuar", indicó.

Para hacerlo, usará la ley habilitante con la que el anterior Congreso le otorgó poderes legislativos especiales.

Venezuela es uno de los país en el mundo con mayores reservas de oro con 363,70 toneladas del mineral, según cifras del Banco Central.

El gobernante afirmó que es necesario "buscar inversiones para incrementar la producción del oro, pero con una nueva visión. La producción de oro de Venezuela no puede depender de sólo una empresa que está por allá por Guayana (una región del sureste venezolano), no".

Comentó que también se prevé la creación de una entidad para el manejo de la actividad aurífera, semejante a la corporación estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), que se encarga de la exploración, extracción, producción, refinación y comercialización del crudo venezolano.

Chávez ha dicho repetidas veces que es necesario tratar de "recuperar nuestro oro para aumentar nuestras reservas internacionales" y además en parte busca reducir la dependencia del petróleo, la principal fuente de ingresos gubernamentales.

En esa dirección su administración ha revocado en años recientes un grupo de concesiones mineras aprobadas incluso durante sus 12 años de mandato, con la intención de activarlas luego en asociación con mineros pobres organizados por el estado en cooperativas.

La anterior Asamblea Nacional, con escasa presencia de opositores políticos y a semanas de terminar su periodo, le otorgó amplios poderes a Chávez para legislar por decreto hasta junio del 2012.

Los poderes legislativos especiales le fueron conferidos para aprobar medidas a fin de atender a miles de damnificados por inundaciones y deslizamientos de tierra a fines del año pasado.

Pero sus críticos han acusado a Chávez de utilizar dicha ley para quitarle poder a la Legislatura, que asumió el 5 de enero con una bancada de oposición lo suficientemente fuerte para bloquear la aprobación de ciertas leyes. El bloque aliado al gobierno está integrado por 98 diputados.