Juan Pablo Montoya afirmó que sus problemas con Ryan Newman quedaron resueltos la semana pasada en la pista del circuito de Richmond.

El piloto colombiano y Newman se vieron involucrados en dos incidentes separados en la pista de Richmond, y Newman mencionó después de la carrera la posibilidad de una venganza. No hubo confrontación entre los dos pilotos de la serie NASCAR.

"Para mí, creo que todo quedó zanjado en la pista", dijo Montoya el jueves, mientras jugaba en un torneo de golf. Afirmó que "no tiene sentido" hablar más sobre los incidentes.

Señaló que ha sido chocado por Newman muchas veces en el pasado, y nunca había respondido hasta la carrera del sábado en Richmond.

La serie Sprint Cup de NASCAR continúa el sábado en Darlington con las Southern 500. Newman está octavo en puntos y Montoya duodécimo.

Montoya, que partió desde la pole en el autódromo internacional de Richmond, rozó el muro de contención la primera vez que se topó con Newman y perdió tres vueltas en los puestos mientras le reparaban los daños.

Montoya agregó que Newman pudo haber aflojado el pie del acelerador y evitado el contacto. Newman no habría perdido mucho tiempo y además el colombiano dijo que "dejaba pasar a los demás porque mi auto no estaba muy bien en ese momento. Me pareció totalmente innecesario lo que hizo".

Más tarde, Montoya se puso detrás de Newman cuando éste estaba octavo.

"Pude haberlo embestido muchas veces", dijo el sudamericano, "y nunca he hecho nada semejante".

Newman se quejó a la NASCAR sobre Montoya después de la carrera. "Vengarse de la manera en que lo hizo no revela mucha clase", comentó Newman el fin de semana pasado.

Ha habido algunos roces entre los dos pilotos, incluso un contacto que desembocó en un choque de Montoya en su debut en el 2006 en Homestead.