Dirk Nowitzki anotó 24 puntos, Shawn Marion agregó 14 unidades y los Mavericks de Dallas sorprendieron a unos erráticos Lakers de Los Angeles a quienes vencieron el miércoles por 93-81.

Gracias a su victoria, los Mavericks tomaron ventaja de 2-0 en la serie de segunda ronda de playoffs ante los bicampeones con dos victorias consecutivas de visitantes.

Jason Kidd contribuyó con 10 puntos para los Mavericks, que tienen dominados a los Lakers cerca de la eliminación con una actuación más que estelar de Nowitzki quien se ha visto preciso en sus disparos, exhibiendo una sólida actuación defensiva y organizando una ofensiva decisiva de 9-0 en el cuarto período.

"Si me hubieran dicho que ibamos a ganar los dos partidos, eso hubiera sido difícil de creer, pero creo que nos merecimos esos trinfos", dijo Nowitzki.

Shawn Marion anotó 14 puntos y los Mavericks aprovecharon las fallas de los Lakers a la hora de tirar a la canasta para llevarse dos victorias en fila de visitantes.

"Vinimos a competir y logramos que algo ocurriera acá. Hicimos sentir nuestra presencia en el campo esta noche, hicimos un buen trabajo al contener la presión y salimos simplemente a hacer lo que hemos hecho toda la postemporada, que es desplegar un buen juego defensivo y desplegar nuestro estilo de juego", agregó Marion.

Kobe Bryant anotó 23 puntos para los Lakers, que no perdían los primeros dos partidos de una serie de playoffs desde la serie de campeonato de la NBA en el 2008, la última serie que perdieron.

Sólo tres equipos de la liga han logrado remontar estas desventajas para ganar las series al mejor de siete partidos después de haber perdido los dos primeros juegos de locales.

El tercer partido de la serie se jugará la noche del viernes en Dallas.

Para empeorar las cosas, los Lakers estarán diezmados para cuando jueguen en Dallas: Ron Artest fue expulsado cuando quedaban 24,4 segundos por jugarse al intentar desnudar al escolta puertorriqueño de Dallas, Juan José Barea, lo que le acarrearía una suspensión.

Después de varios años de pobres actuaciones en postemporada bajo el mandato de su propietario Mark Cuban, los Mavericks ciertamente parecen encaminarse a cambiar esta reputación.

Los Mavericks, que sólo han ganado una serie de postemporada en los últimos cuatro años antes del presente, se mostró más ofensivo y creativo que los monarcas actuales, manteniendo una firme ventaja antes de convertir el resultado en una paliza con un racimo de nueve puntos consecutivos hacia el final del partido encabezados por Barea, quien tuvo un estupendo tiro corto que logró lanzar superando la marcación de Andrew Bynum. Barea anotó 12 puntos, dio cuatro asistencias, recogió un rebote y perdió dos balones en 17:02 minutos de juego.