Mientras que el guardabosques cubano-estadounidense Raúl Ibáñez botó la pelota a la calle para afianzar el liderazgo de su equipo, el jardinero venezolano Magglio Ordóñez detenía una sequía personal volándose la barda por primera vez en la campaña.

En otra noche de pelota caliente en el "Citizens Bank Park", en Filadelfia, Ibáñez, el jardinero del equipo local, cumplía con las expectativas del equipo y de su afición, al pegar de cuatro esquinas y ayudar a los Filis a conseguir una victoria por 7-4 sobre los Nacionales de Washington.

Ibáñez (2) hizo sonar el madero con batazo de vuelta entera en el quinto episodio sobre los lanzamientos del abridor Jason Marquis, sin gente en el camino, y mandó un mensaje de que los Filis son el mejor equipo actualmente en la Liga Nacional.

El toletero se encargó de dar movilidad a la pizarra con jonrón al mandar la pelota por todo lo alto entre los jardines derecho y central.

Si en Filadelfia Ibáñez afianzó a su equipo, en el "Comerica Park", de Detroit, Ordóñez recuperaba la forma al pegar su primer cuadrangular en la campaña para ayudar a los Tigres a conseguir un triunfo por blanqueada de 4-0 sobre los Yanquis de Nueva York.

Ordóñez, que tiene .188 de promedio de bateo, empieza a recuperar la forma al pegó dos imparables, incluyendo un cuadrangular de dos carreras en el tercer episodio, con el que dio a los Tigres la ventaja definitiva.

El venezolano coronó racimo de tres anotaciones con batazo de cuatro esquinas por todo lo alto del jardín izquierdo al superar los lanzamientos de su compatriota Freddy García.

Ordóñez pegó batazo que alcanzó los 401 pies (122 metros) y mandó a la timbradora al primera base venezolano Miguel Cabrera.

También en el trabajo de los toletes, pero en el camino de la derrota, el guardabosques puertorriqueño Alex Ríos se voló la barda, pero los Mellizos de Minnesota vencieron 3-2 a su equipo de los Medias Blancas de Chicago.

Ríos (3) conectó jonrón solitario en el tercer episodio ante los envíos del abridor Nick Blackburn, y mandó la pelota por todo lo alto del jardín izquierdo.

El bateador designado venezolano Bobby Abreu fue el encargado de sellar el triunfo con sencillo remolcador de dos anotaciones en la parte alta de la décimo tercera entrada y llevó a los Angelinos de Los Ángeles a una victoria por 5-3 sobre los Medias Rojas de Boston.

Abreu jugó con el bate clave al pegar sencillo por lo profundo del jardín derecho para remolcar a la registradora al primera base Howard Kendrick y al guardabosques Peter Bourjos.

En la lomita destacó la labor del abridor venezolano Carlos Zambrano, que lanzó ocho entradas completas y llevó a los Cachorros de Chicago a una victoria por 5-1 sobre los Dodgers de Los Ángeles.

Zambrano (4-1) dio a los Cachorros su segundo triunfo seguido al lanzar ocho episodios completos, en los que permitió cinco imparables, una carrera, dio una base y ponchó a cuatro.

El venezolano enfrentó a 30 enemigos, a quienes puso bajo control con 107 lanzamientos, 70 de ellos a la zona perfecta, y dejó en 4,23 su promedio de efectividad.

En los toletes fue apoyado por el receptor puertorriqueño Geovanny Soto y el primera base dominicano Carlos Peña, con sendos vuelacercas.

Soto (3) se voló la barda en el quinto episodio contra los lanzamientos del abridor Ted Lilly, a quien le desapareció la pelota con batazo que alcanzó los 394 pies (120 metros) por todo lo alto entre los jardines izquierdo y central en el quinto episodio.

Mientras que Peña (2) lo hizo en el sexto episodio, aprovechando Soto había dejado sin control a Lilly, y pegó su batazo por el jardín derecho, prácticamente a la misma distancia que Soto.

Otro venezolano que acaparó los reflectores en el montículo fue el abridor Jhoulys Chacín, que dominó a 27 enemigos en siete episodios para llevar a los Rockies de Colorado a una victoria por 6-4 sobre los Cascabeles de Arizona.

Chacín (4-2) trabajó siete entradas, permitió tres imparables, dos jonrones, dos carreras, dio cuatro bases y ponchó a seis para conseguir el triunfo.

El serpentinero venezolano, de 23 años de edad, bajó de la lomita dejando en 2.85 su promedio de efectividad después de controlar a los 27 bateadores enemigos que enfrentó, con 109 lanzamientos, 64 de ellos a la zona perfecta del "strike".

Por los Cascabeles el primera base cubano Juan Miranda (2) pegó batazo de cuatro esquinas en el noveno episodio contra el relevista Matt Reynolds, sin corredores en circulación.

El cerrador dominicano Frank Francisco se acreditó el salvamento en el triunfo de los Azulejos de Toronto, que vencieron 3-2 a los Rays de Tampa Bay.

Francisco (1) se acreditó el rescate al permitir un imparable, una carrera, dio dos pasaportes y retiró a dos por ponche.