General Motors Co. obtuvo sus mayores beneficios trimestrales en más de una década, gracias en parte a la demanda de vehículos de menor consumo de combustible y las ganancias obtenidas con la venta de su negocio de repuestos.

La mayor empresa automotriz de Estados Unidos anunció el jueves que ganó 3.200 millones de dólares, 1,77 dólares por acción, en el primer trimestre. Fue un gran comienzo considerando el encarecimiento de la gasolina en Estados Unidos, tendencia que habría hundido a la empresa hace unos pocos años, cuando dependía de las camionetas pickups y SUV para sus beneficios.

Los resultados de GM se suman a las sólidas ganancias anunciadas por sus rivales Ford Motor Co. y Chrysler Group LLC, un indicio de que la industria automovilística estadounidense se recupera bien de la recesión y la bancarrota.

GM vendió a buen ritmo en el trimestre vehículos más pequeños como el Chevrolet Cruze, Chevrolet Equinox y el GMC Terrain. Los ingresos aumentaron un 15% a 36.200 millones de dólares, gracias a un salto del 25% en la venta de automóviles en Estados Unidos y un 10% en China, el mayor mercado de GM. Las ventas fueron tan robustas que GM casi con seguridad recuperará este año el título de la mayor empresa automotriz del mundo que ostenta ahora la japonesa Toyota Motor Corp.