Estados Unidos e Italia advirtieron a Siria de que enfrentaría sanciones y un mayor aislamiento si no detiene la violenta ofensiva en contra de los manifestantes a favor de una reforma.

La secretaria de Estado estadounidense Hillary Rodham Clinton y el ministro del exterior italiano franco Frattini dijeron que debe haber presión para que las autoridades sirias terminen la violencia que ha dejado más de 550 personas muertas desde que empezaron los disturbios, debido a la ofensiva de las fuerzas de seguridad en contra de los manifestantes. Gran número también han sido reportados muertos.

Clinton dijo que Estados Unidos busca incrementar las sanciones que ya ha impuesto sobre los líderes sirios. Frattini dijo que Italia podría apoyar medidas similares por parte de la Unión Europea.

En una conferencia de prensa con Frattini, Clinton dijo el jueves que Siria debía saber que habría "consecuencias por su brutal ofensiva".