Ante los constantes incrementos de los precios internacionales del petróleo, el gobierno dominicano pondrá en marcha un programa para fomentar el uso de gas natural como combustible en el transporte colectivo.

El ministerio de Comercio explicó el jueves que el proyecto prevé ofrecer a partir de junio incentivos a los choferes para la conversión a gas natural de 20.000 vehículos compactos usados como transporte colectivo y que en la actualidad usan gas licuado de petróleo (GLP).

El titular de comercio, Manuel García Arévalo, aseguró en una reunión con empresarios que los choferes, luego de hacer una inversión inicial para adaptar los motores, se beneficiarán con ahorros de hasta 9.400 pesos (250 dólares) mensuales por concepto de compra de combustibles y mantenimiento de los autos.

Recordó que el gas natural, que es menos nocivo para el medio ambiente, es también 52% más barato que el GLP, que es el combustible más utilizado por el transporte colectivo urbano, y también es mucho menos costoso que la gasolina y el diesel.

Mientras el metro cúbico de gas natural cuesta 20 pesos (54 centavos de dólar), el galón de gasolina se ha incrementado en promedio 31% desde que comenzó el año y se cotiza esta semana en 5,54 dólares, mientras el galón del GLP ha aumentado 15% y se vende en 2,6 dólares.

Según las estimaciones del ministerio de Comercio, la conversión de 20.000 vehículos a gas natural representará también la reducción en 25 millones de dólares al año de la factura petrolera, que asciende a cerca de 4.000 millones de dólares.

El uso de gas natural por parte del transporte colectivo también permitirá al Estado eliminar los subsidios que ofrece a los choferes para la compra de GLP y con ello ahorrar unos 14,5 millones de dólares anuales. República Dominicana importa 155.000 barriles de petróleo al día, en su mayoría de Venezuela.

Los ministerios de Comercio y Medio Ambiente autorizaron esta semana 65 nuevas licencias para la importación y venta del fluido y para instalar 35 talleres de conversión de motores.

Aunque el proyecto había comenzado originalmente en 2007, desde entonces sólo se habían establecido tres estaciones de venta de gas natural e igual número de talleres de conversión de motores, por lo que no había tenido ningún impacto.

Alcanzar ese proyecto "es imposible", dijo a la AP Antonio Marte, líder del Consejo Nacional del Transporte, que con más de 70.000 vehículos es la mayor empresa privada y sindicato de choferes del país.

Marte insistió que de los más de 70.000 autos y minibuses afiliados a su sindicato, sólo 400 usan gas natural debido a los altos costo que representa la instalación del convertidor del motor.

La compañía Pimax, que fue la primera en obtener la certificación oficial para transformar los motores, explicó a la AP que el costo de la conversión de vehículos compactos, como los taxis, va de 50.000 a 75.000 pesos (1.320 a 1.980 dólares).

"¿Cómo un chofer puede pagar eso, si muchos de los taxis y conchos (vehículos colectivos) valen menos?", cuestionó Marte.

Aunque reconoció "las buenas intenciones" del gobierno, Marte consideró que el proyecto no se concretará por ahora, ya que la instalación de las nuevas estaciones de gas requerirán de inversión y tiempo.