La actividad económica en Chile tuvo en marzo un crecimiento sin precedentes de 15,2% en relación con el mismo mes de 2010, cuando el país comenzaba a recuperarse de un devastador terremoto y tsunami.

Al entregar el jueves la información el Banco Central reconoció que en el 15,2%, que estuvo algo por debajo de las estimaciones del mercado, "incidió la baja base de comparación de marzo 2010, periodo en el cual se registraron los mayores efectos del terremoto".

En marzo del año anterior la economía se contrajo 2% por efecto de la catástrofe, que causó destrozos estimados por el gobierno en 30.000 millones de dólares.

El informe del Banco Central destacó en el aumento el resultado de la industria manufacturera. También incidieron aunque en menor medida el comercio, la actividad agropecuaria y el transporte.

En enero de este año la actividad económica había crecido 6,8% y en febrero 7,2%.

El ministro de Hacienda, Felipe Larraín, reconoció que la base de comparación con marzo del año pasado produce un efecto importante. "Pero también hay el crecimiento potente de la economía chilena que hemos tenido en este año", dijo.

El titular de las finanzas aseguró que la economía chilena está en "una senda de crecimiento robusta y potente". Y señaló que el mayor crecimiento repercutirá en un mayor empleo y en un aumento de los salarios.

El economista de la Universidad de Chile, Joseph Ramos, destacó que se confirma que la economía del país está creciendo en torno del 6% anual.

El año pasado el crecimiento del Producto Interno Bruto, PIB, fue de 5,2% y para este año el Banco Central apunta a una tasa de entre 5,5% y 6,5%. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, cifró sus expectativas para Chile este año en 6%, uno de los mayores crecimientos regionales.

Por otra parte, el Fondo Monetario Internacional situó a Chile como uno de los cinco países latinoamericanos donde existe peligro de un sobrecalentamiento.

En el caso de Chile, el Banco Central desestimó esa amenaza para la economía.

"No tenemos antecedentes para decir que la economía chilena está en una situación de sobrecalentamiento", dijo el gerente de Estudios del Banco Central, Luis Oscar Herrera, al refutar las apreciaciones del FMI.

Ese organismo basó su estimación, entre otras razones, en el repunte inflacionario, que en el caso de Chile casi duplica las estimaciones iniciales contempladas para este año y que han forzado al Banco Central a un continuo aumento de las tasas de interés.

El gobierno anunció recientemente que efectuará un recorte en el gasto fiscal de 750 millones de dólares.