El ministro de Hacienda, Guido Mantega, afirmó el jueves que el gobierno mantendrá en vigor las medidas adoptadas para contener la valorización de la moneda brasileña, el real, frente al dólar estadounidense.

Refutó así versiones de la prensa de que el gobierno desistiría de intentar frenar la fuerte valorización del real registrada los últimos meses como una forma de apoyar las medidas de control inflacionario, al permitir el abaratamiento de los productos importados.

En el último mes, la divisa estadounidense alcanzó su valor más bajo en tres años frente al real, 1,55 reales por dólar. Un año atrás la cotización oscilaba alrededor de 1,76 reales.

"El gobierno va a continuar tomando medidas en el cambio, de modo que vamos a impedir la valorización y lo estamos consiguiendo", declaró Mantega a periodistas.

Citó el hecho de que el jueves el dólar cotizaba a 1,62 reales por unidad después de varios días de recuperación en el mercado de cambio.

Aún así, el dólar ha perdido alrededor de 45% de su valor desde 2009, lo que ha despertado preocupación entre exportadores que han perdido competitividad internacional, mientras sectores industriales temen que sus elevados costos de producción los exponga a una difícil competencia frente a países como China, con monedas devaluadas.

El gobierno brasileño aumentó en el último mes el impuesto sobre la entrada de capitales y gravó la captación de recursos de corto plazo por parte de empresas locales en el mercado externo en un esfuerzo por frenar la entrada de dólares que ha provocado la depreciación de esa moneda frente al real.

Mantega aseguró que con tales disposiciones ha disminuido el flujo de dólares, lo cual permitió contener la valorización del real.

Indicó que también han pesado factores internacionales, como la caída en los precios de productos básicos.

"Continuaremos persistiendo para impedir el exceso de entrada de capitales y la valorización del real. Cuando fuera necesario, tomaremos más medidas", anticipó Mantega.

Sus palabras fueron apoyadas por el presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, quien aseguró que no se puede contar con un dólar devaluado para contener la inflación.

El Banco Central estableció una meta de 4,5% de inflación de este año pero la institución ha reconocido que podría cerrar en alrededor de 6%.

Tombini declaró el jueves en una audiencia del Congreso que el Banco Central está tomando medidas para llevar la inflación al centro de la meta de 4,5% en 2012.