Con un caso pendiente por supuesto dopaje, Alberto Contador inicia el Giro de Italia como amplio favorito en la que califica como "la carrera más difícil que haya enfrentado".

El español correrá a partir del sábado en la primera competencia del año con etapas múltiples después de haber ganado las vueltas de Cataluña y de Murcia.

El Giro comienza con una contrarreloj por equipos en Turín y concluye, después de 19 etapas, con una contrarreloj individual en Milán el 29 de mayo.

"Al principio de la temporada, después de hablar con el equipo, hemos decidido concentrarnos en esta carrera", afirmó Contador. "Será la más difícil que enfrente. Mi objetivo es tener la casaca rosa el último día o al menos estar en la disputa por ella".

Contador, uno de cuyos exámenes durante su victoria del año pasado en el Tour de Francia reveló la presencia de clembuterol, fue absuelto por la federación española de ciclismo después de culpar el resultado a la ingestión de carne vacuna contaminada.

El organismo rector del ciclismo y la Agencia Mundial Antidopaje han apelado al Tribunal de Arbitraje Deportivo (CAS), que se anticipa emitirá un fallo antes del Tour de este año.

"Prefiero no pensar en ello y concentrarme únicamente en cuestiones deportivas", dijo el ciclista español. "La audiencia con el CAS todavía está en el futuro. Tengo una confianza total en la gente que trabaja para mí y en que lograremos un veredicto favorable".

Contador, ganador del Giro en el 2008, opina que el ganador de la Vuelta a España, Vincenzo Nibali, será su principal oponente después del retiro del campeón del año anterior, Ivan Basso.

"Ha progresado en las últimas dos temporadas", explicó Contador. "Le fue bien en el Tour del 2009 y después el año pasado terminó tercero pese a haber sido el último ciclista convocado para el Giro. Más adelante ganó la Vuelta con gran consistencia, lo que muestra cuánto ha madurado. Para mí es el favorito. Es un buen corredor y ha pasado toda la temporada pensando en el Giro".

Nueve de las etapas superan los 200 kilómetros (125 millas) y tres tienen escaladas superiores a los 2.000 metros (5.560 pies).

"Va a ser una locura", comentó gráficamente David Millar, corredor de Garmin-Cervelo, a la AP. "El trayecto es complicado y ridículamente difícil. Es muy exigente física y mentalmente. Pero creo que será una buena carrera porque Italia apoyará a Nibali y también está Contador que es el mejor del mundo en carreras por etapas".