Ya se han recuperado cuatro cadáveres de una mina de carbón que estalló en el municipio de Sabinas, Coahuila, al norte del país, informó el secretario del Trabajo de México, Javier Lozano,

El cadáver que fue recuperado a la una de la mañana del miércoles fue identificado como el minero Julio César Reséndiz Rodríguez, de 28 años.

Asimismo, se informó que los cadáveres de los primeros mineros encontrados y recuperados por empleados de la mina son Isaías Valero Pérez, Mario Alberto Anguiano Montes y Leobardo Sánchez Santos.

Por otra parte, se informó que un quinto cuerpo fue rescatado en el interior de la mina y fue identificado como Juan Carlos Escobedo Chávez de 36 años de edad, agregó el funcionario.

Más tarde, el secretario funcionario dijo que "las últimas novedades que tenemos es que se está cerca de interconectar los cañones de los pozos uno y tres siniestrados, lo cual será bueno para la ventilación del fundo, localizado en el ejido de Sabinas, en la región carbonífera de Coahuila".

El martes, una explosión al interior de la mina de hulla en el norte de México causó la muerte de los mineros, lesionó a uno y dejó atrapados a otros 11 a una gran profundidad.

Las autoridades habían advertido previamente que eran escasas las posibilidades de alguien más hubiera sobrevivido al fuerte estallido.

Lozano había informado que un grupo de empleados de la mina encontró los cadáveres en la periferia de la zona de la explosión, y señaló que considerando la magnitud del estallido "el pronóstico es muy malo".

"La verdad, (la situación) no permite abrigar muchas esperanzas", dijo Lozano, que estaba en la mina cerca de la ciudad de San Juan de Sabinas en el estado de Coahuila.

Señaló que el estallido fue tan poderoso que hirió de gravedad a un muchacho de 15 años que trabajaba en una cinta transportadora afuera del pozo de la mina separando carbón de desechos.

El joven fue llevado al hospital en estado grave, dijo el vocero de la empresa minera BIMSA, Jesús Espinoza. Lozano indicó que el trabajo del menor en la mina era una aparente violación de las leyes laborales.

La fiscalía nacional informó luego que al adolescente le amputaron los brazos, y que continuaba grave.

La mina se encuentra a unos 135 kilómetros (85 millas) al suroeste de la ciudad estadounidense de Eagle Pass en el estado de Texas.

Unos 14 mineros habían descendido por un tiro de 60 metros (197 pies) de profundidad cuando fueron sorprendidos por la explosión la madrugada del martes. El yacimiento fue abierto hace poco más de un mes y daba trabajo a unos 25 mineros.