La Policía Federal liberó a tres mexicanos y 13 centroamericanos indocumentados que permanecían cautivos en la ciudad fronteriza norteña de Reynosa, la misma localidad donde en el último mes han sido rescatados decenas de migrantes.

La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal informó el miércoles en un comunicado que los centroamericanos liberados eran 11 salvadoreños --dos de ellos menores de edad--, un guatemalteco y un hondureño.

La liberación de las 16 personas ocurrió el lunes y se logró tras investigaciones derivadas de dos operaciones realizadas en abril y en las que en total se rescataron a 119 personas, incluidos varios centroamericanos, refirió la SSP.

Informó que desde abril sólo la Policía Federal ha liberado a 135 personas secuestradas en Reynosa. Además, el ejército rescató a finales de abril a otros 52 indocumentados centroamericanos secuestrados.

Reynosa se localiza en el estado de Tamaulipas, en el noreste del país, y ha sido escenario de ataques a indocumentados por parte del crimen organizado.

En agosto de 2010 fueron asesinados 72 indocumentados centro y sudamericanos, presuntamente a manos del cartel de las drogas de Los Zetas.

Las 16 personas liberadas el lunes permanecían cautivas en una vivienda de Reynosa, aunque no se reportó la detención de ninguno de los presuntos secuestradores.

El gobierno mexicano ha dicho que las primeras investigaciones de algunos de los plagios señalan al narcotráfico.

En uno de los casos de abril se detuvo a dos hombres que se identificaron como integrantes del cartel de las drogas del Golfo.

Declararon que retenían a migrantes hasta que sus familiares pagaban entre 1.000 y 2.000 dólares. Una vez que se cobraba el dinero, los propios criminales los cruzaban hacia Estados Unidos.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos informó recientemente que documentó el secuestro de al menos 11.333 migrantes entre abril y septiembre de 2010, casi la mitad de los cuales fueron hondureños.

San Fernando, donde fueron asesinados el año pasado los 72 migrantes, fue escenario en abril del hallazgo de al menos 40 fosas clandestinas con al menos 183 cuerpos. Hasta ahora se ha identificado entre las víctimas a un guatemalteco.