Con el partido definido en los segundos finales, LeBron James se acercó a Mario Chalmers para empezar su versión de una celebración.

A manera de juego, golpeó a su compañero dos veces en el pecho.

Apropiado, ya que James y el Heat de Miami asestaron ya dos golpes a los Celtics de Boston.

James anotó 24 de sus 35 puntos en la segunda mitad del encuentro, Dwyane Wade sumó 28 puntos y el Heat con un ataque de 14 puntos sin respuesta se alejó para vencer el martes a los golpeados Celtics 102-91 en el segundo encuentro de la serie de semifinales de la Conferencia Este.

"Se siente bien", dijo James. "La serie está lejos — lejos, lejos, lejos — de estar liquidada. En realidad está empezando para nosotros".

James encesto 14 de 25 de campo y alcanzó 44 minutos sin pérdidas de balón. Chris Bosh finalizó con 17 puntos y 11 rebotes para Miami, que lidera 2-0 la serie a ganar cuatro de siete.

El tercer encuentro será hasta el sábado en Boston y los Celtics quizá estén particularmente agradecidos por el receso.

Rajon Rondo logró 20 puntos y 12 asistencias para Boston, que también tuvo 16 unidades de Kevin Garnett y 13 de Pierce. Jeff Green anotó 11 tantos y Delonte West aportó 10, pero Ray Allen apenas logró siete al fallar cinco de siete disparos.

"Ir abajo 2-0 no nos asusta, no nos pone nerviosos", dijo Allen. "Es sólo una oportunidad de regresar brillando".

Boston igualó el partido a 80 con un par de tiros libres de Pierce con 7:10 en el reloj. Los Celtics fallaron sus siguientes seis disparos y Miami se alejó, tomando el control del juego y de la serie.

"Esa es nuestra herramienta básica. Sabemos que la única manera de que ganemos, en especial en los playoffs, es jugar defensivamente", dijo James. "Todos nos cubrimos unos a otros. Si a uno lo superan, otro ocupa su lugar. Ellos remontaron, tuvieron una gran ofensiva... pero nosotros seguimos luchando, jugando según nuestros principios y finalmente los cansamos".

Incluso para una franquicia con su legendaria historia como la de los Celtics, un déficit de 0-2 representa un reto colosal.

Esta es la novena ocasión que Boston ha dejado escapar los dos primeros encuentros en una serie a siete juegos. En las anteriores ocho ocasiones, Boston sólo ganó una en contra de los Lakers de Los Angeles en las finales de la NBA de 1969.

Y es algo que este equipo de Celtics jamas ha enfrentado.

Mientras que en Oklahoma City, la banca de Kevin Durant salvó al Thunder de Oklahoma City de caer a un peligroso 0-2 en la serie de semifinales de la Conferencia Oeste.

Durant anotó 26 puntos, James Harden encabezó una andanada de 21 puntos de la banca Oklahoma City y el Thunder empató la serie con los Grizzlies de Memphis al vencerlos el martes por 111-102 en el segundo partido de la serie.

Luego de anotar sólo 16 puntos en el primer encuentro, la banca del Thunder triplicó su producción y puso a Oklahoma City en control con una ofensiva de 18-6 al comenzar el cuarto período.

"Fue un clásico equipo desesperado, un equipo más agresivo", dijo el entrenador de memphis Lionel Hollins. "Yo digo que el equipo desesperado suele ganar, y ellos jugaron desesperados, lo que generaba un sentido de urgencia y agresividad".

Russell Westbrook anotó 24 puntos y su sustituto, Eric Maynor, sumó otros 15 para el Thunder.

"Eso es lo que ellos han hecho todo el año, y por eso estamos nosotros en esta posición, porque ellos hicieron un buen trabajo recuperándose o incrementando la ventaja", dijo el entrenador del Thunder Scott Brooks. "Creo que estuvieron extraordinarios hoy en la noche".

Mike Conley anotó 24 puntos para Memphis, que recortó a 6 un déficit de 21 puntos con un minuto por jugar en el último período. El venezolano Greivis Vásquez jugó apenas unos 6:54 minutos por Memphis y se fue sin anotación.

El tercer juego de la serie se disputará el sábado en Memphis.