Todo hace parecer que el trofeo de la Liga Europa quedará en Portugal después que tres de los cuatro semifinalistas son dignos representantes de ese país y dos de ellos se perfilan como claros favoritos.

Porto llega al partido de vuelta por las semifinales con una abultada ventaja de 5-1 sobre el club español Villarreal, mientras que Benfica supera a Braga por 2-1, en enfrentamientos que se decidirán el jueves.

Para frenar el predominio lusitano, el Villarreal necesitará descontar la enorme diferencia de cuatro goles que le lleva el Porto.

Los campeones portugueses, dirigidos por el joven Andre Villas-Boas, de 33 años, en su primera temporada como técnico, llevan una notable campaña. El equipo ha ganado todos sus partidos como visitante en el certamen europeo y está invicto en la liga portuguesa después de 28 encuentros.

El colombiano Radamel Falcao es el principal goleador de la Liga Europa. En el partido de ida anotó cuatro para igualar el récord de Juergen Klinsmann de 15 goles en una temporada.

Su compañero brasileño Hulk es el máximo goleador de la liga portuguesa con 22 tantos, y Porto ha anotado 28 veces en sus últimos siete partidos.

"Tendremos que darlo todo y demostrar que también somos un gran equipo", afirmó el arquero del Villarreal, Diego López. "Será extremadamente difícil, pero nada es imposible".

Villarreal, que llegó a semifinales de la Copa UEFA en el 2004 y semifinales de la Liga de Campeones en el 2006, está cuarto en la liga española, y Porto no anticipa un partido fácil en España.

"La intensidad en cancha ajena es diferente, y ellos mantendrán su sueño hasta el final", advirtió Villas-Boas.

Braga, que nunca ha llegado tan lejos en una competencia europea, no es precisamente el favorito contra Benfica, pero ya ha dado más de una sorpresa en el torneo.

En su campo, el club ha vencido a Liverpool, Arsenal, Celtic y Sevilla. También derrotó dos veces a Benfica, y con un triunfo de 1-0 avanzaría a la final en Dublín.

"Podemos vencer a Benfica por ese margen", afirmó el miércoles el técnico de Braga Domingos Paciencia. "Somos un grupo sólido. Hemos pasado dificultades y las hemos superado. Nadie daba mucho por nosotros pero con lo poco que tenemos hemos hecho mucho".

Sin embargo, el ataque de Braga se ha visto afectado por las suspensiones de Vandinho y Paulo César.

Benfica tiene antecedentes más lucidos ya que ha sido campeón europeo reiteradamente en los años 60, aunque alcanzó su más reciente final europea — la octava — en 1990.

El club lisboeta está invicto en la Liga Europa en esta temporada y no deja de anotar desde noviembre, aunque no haya ganado todos sus últimos 16 partidos.

"Estamos totalmente concentrados", dijo el técnico de Benfica, Jorge Jesús. "Somos un equipo que puede anotar goles y vamos a Braga para hacerlo, y nos sentimos confiados".