Avisos por radio y televisión con mensajes llamando a votar "Sí" o "No" para el referendo convocado para el sábado se intensificaron el miércoles, mientras se registraban algunas marchas en distintos poblados y jóvenes de desplegaban por las calles ondeando banderas en el último día de propaganda permitida.

A partir de la medianoche queda prohibo hacer campaña para que los votantes entren en un periodo de reflexión.

Los 11,1 millones de electores deberán decidir en las urnas el sábado si aprueban, con un voto "Sí", o rechazan, con un voto "No", una profunda transformación del sistema judicial, y si apoyan o no nuevas reglas para los medios de prensa y periodistas, entre otros variados temas planteados por el gobierno.

Los ecuatorianos deberán responder a 10 preguntas, cinco de las cuales, de ser aprobadas, implican cambios a la Constitución, y cinco a simples modificaciones de leyes.

Las manifestantes a favor y en contra de las propuesta se han desarrollado sin mayor entusiasmo callejero y han estado centradas, especialmente en la última semana, en avisos y declaraciones en los medios de comunicación.

La campaña por el "Sí" fue liderada por el presidente Rafael Correa, quien realizó visitas a decenas de poblaciones del interior del país, así como constantes declaraciones a la prensa. A la actividad presidencial, se sumaron ministros y asambleístas del partido Alianza País, de gobierno, que separadamente hicieron campaña por la aprobación de las propuestas.

Correa, en entrevista con el canal estatal TC, dijo el miércoles que esperaba que los votantes aprueben la transformación del poder judicial mediante un proceso que incluya el nombramiento de nuevos jueces a través de un concurso público avalado por veedores.

Uno de los promotores del voto "No" es Fabricio Correa, el hermano mayor del presidente, distanciado del gobernante.

"Nos seguimos oponiendo a este intento de meterle mano a la justicia (por parte del ejecutivo), porque el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente", dijo Fabricio Correa en el canal RTS.

El Secretario de la Presidencia, Gustavo Jalkh, en declaraciones a la red de televisión Ecuavisa, adujo que "tenemos jueces que no son independientes, sino que son jueces dependientes de sus intereses o de los intereses de las partes procesales".

Gustavo Larrea, que fue ministro de Seguridad de Correa, y que rompió con el gobernante, afirmó en Ecuavisa, que "lo que se tiene en el país no es una proceso de construcción democrática ... sino que es la centralización de todo el poder en el estado y la centralización de todo el poder en el ejecutivo".