La fundación suiza Franz Weber, defensora de los animales, denunció hoy como "acto de barbarie" la inclusión de la tauromaquia en el inventario del patrimonio cultural inmaterial de Francia, al tiempo que ensalzó a Ecuador, que decidirá en consulta popular si se prohíben las corridas de toros.

"Francia va en una dirección totalmente opuesta a la de otros países, que justamente votan sobre la abolición de este acto de barbarie", señaló la entidad civil, cuya lucha internacional por el respeto de los animales abarca numerosas temas y países.

Para la fundación, la decisión del Estado francés equivale a "preservar y alentar la práctica de la tortura y la sevicia contra los animales", por lo que ha enviado una carta al Ministerio de Cultura francés -con copia al presidente Nicolás Sarkozy- para que anule la medida.

Para Franz Weber, "el hecho de autorizar estos crímenes, importados de España desde el siglo XIX, no justifica de ninguna manera una inscripción en el patrimonio de un Estado francés moderno, evolucionado y dotado de una alta moralidad pública".

En cambio, resaltó que el pueblo ecuatoriano está dando el ejemplo en esta materia porque el próximo sábado votará -como parte de un referéndum que también abarcará preguntas sobre otros varios temas- si se suprimen las corridas.

La fundación suiza coordina y financia la campaña nacional para ganar adeptos a esa causa, en colaboración con la plataforma "Ecuador por la Vida", compuesta por grupos locales que trabajan por la protección de los animales.

"Si Ecuador decide abolir las corridas, esto sería la confirmación de un movimiento iniciado en España y que se extenderá rápidamente al mundo entero", consideró la fundación, en referencia a la supresión de las corridas en Cataluña a partir del 1 de enero de 2012.