Los niños de Illinois que tengan al menos un padre inmigrante podrían obtener una beca para estudios superiores, financiada por fondos privados, incluso si se encuentran ilegalmente en el país.

El Senado aprobó el miércoles por 45-11 una legislación que permitirá a los hijos de inmigrantes aprovechar una nueva beca, llamada Illinois DREAM Fund.

Todos los votos en contra fueron emitidos por republicanos, aunque muchos apoyaron la legislación. La iniciativa será analizada ahora en la cámara baja.

La medida permitiría que los indocumentados participen en el programa de ahorros del estado para la educación superior. Actualmente, una persona debe ser ciudadana estadounidense para participar en ese programa.

Los estudiantes deben estar inscritos ya en la institución de educación superior para optar por la beca. El estado nombraría comisionados para recaudar y distribuir fondos privados con el fin de pagar la educación. Unas 95.000 personas en la actualidad estarían en condiciones de beneficiarse con el programa.

Los simpatizantes de la medida consideran que llevará a mejorar vidas, al reducir la carga financiera sobre los estudiantes y permitirles concentrarse en la educación.

Pero algunos senadores manifestaron su preocupación de que los indocumentados pudieran obtener esos fondos, tomando en cuenta que son los contribuyentes quienes financian las universidades públicas.

"¿No hay ya un costo pagado por los contribuyentes por cada estudiante a quien educamos en las universidades públicas?", preguntó el senador republicano Chris Lauzen.

Los legisladores afirmaron que los estudiantes indocumentados que puedan participar en el programa pagan su parte mediante los impuestos a la nómina. La iniciativa requiere que los estudiantes obtengan un número de identificación de contribuyente mediante el Servicio de Recaudación Interna (IRS, por sus siglas en inglés).

___

La propuesta es la SB2185.

En la internet: http://www.ilga.gov