El ex funcionario de inteligencia ruso que ayudó a las autoridades estadounidenses a arrestar a la red de espionaje rusa el verano pasado fue acusado de alta traición a la patria y deserción, reportaron el martes las agencias rusas de noticias.

Los cargos contra Alexander Poteyev, el hombre acusado de delatar con las autoridades a Anna Chapman y sus compañeros agentes encubiertos, han sido aceptados por la principal corte militar en Moscú, dijo un comunicado del Servicio de Seguridad Federal — según los reportes.

Los medios de comunicación rusos dijeron que Poteyev, quien controlaba las operaciones de espionaje en Estados Unidos desde Moscú, huyó a Estados Unidos justo antes de que Washington anunció haber revelado los nombres de los 10 espías el verano pasado. Fueron deportados a cambio de cuatro supuestos agentes encarcelados en Rusia en el mayor intercambio de espías desde la Guerra Fría.

El Servicio de Seguridad Federal se rehusó a confirmar los cargos en contra de Poteyev a The Associated Press. La alta traición implica 20 años de prisión bajo la ley rusa, mientras que la deserción son otros siete años.

Los espías recibieron una bienvenida de héroes cuando volvieron a Rusia en julio y el entonces presidente Vladimir Putin encabezó la bienvenida con cánticos. El presidente Dmitry Medvedev les confirió los máximos galardones de la nación en octubre.