Las fuerzas del líder Moamar Gadafi bombardearon el miércoles una zona cercana al puerto de Misrata, donde estaba atracado un buque de ayuda internacional enviado para evacuar a trabajadores migrantes que huyen del país, dijo un médico oficial.

Mahdi Bensasi, de la organización Media Luna Roja, dijo que el ataque mató a cuatro migrantes — una mujer, un hombre y dos niños — que se encontraban en un campamento de inmigrantes cercano.

El barco fue fletado por la Organización Internacional para las Migraciones para evacuar a cerca de mil migrantes y había pasado tres noches fuera de Misrata a la espera del permiso para atracar.

La nave Red Start One fue guiada a puerto el miércoles por la mañana por un remolcador para evitar posibles minas marinas, dijo Jumbe Omari Jumbe, vocero de la OIM.

Dijo que el navío traslada provisiones básicas y deberá servir como vehículo para evacuar a unos 1.000 migrantes y civiles heridos fuera de la localidad.

Dos civiles heridos de gravedad murieron a principios de esta semana mientras que la embarcación de esta organización esperaba permiso de la OTAN y de las autoridades libias para atracar en Misrata.

Misrata, una ciudad de 300.000 habitantes, ha estado bajo asedio de las fuerzas de Gadafi desde hace más de dos meses.

La semana pasada, las fuerzas de Gadafi fueron sorprendidas colocando minas a la entrada del puerto. Otros dos ataques con cohetes alcanzaron el puerto a principios de semana.

En una conferencia de prensa la noche del martes, el viceministro del Exterior de Libia, Jaled Kaim, confirmó que el régimen de Gadafi está tratando de bloquear el acceso por mar a la sitiada ciudad portuaria de Misrata, que es la cabeza de puente de los rebeldes en el oeste libio, el cual sigue estando bajo control de Gadafi en gran medida.

"El puerto de Misrata está cerrado y todo barco o buque extranjero será el blanco de las fuerzas armadas libias", dijo Kaim cuando se le preguntó acerca de los intentos realizados por el régimen el viernes de colocar minas a lo largo de la ruta de acceso a Misrata.

Dos de las minas fueron destruidas, pero una tercera se alejó flotando, y los buques de la OTAN la han estado buscando.

Las fuerzas leales al régimen dispararon unos 40 cohetes la noche del martes y la madrugada del miércoles contra la ciudad de Zintan, en la región montañosa donde vive la comunidad étnica bereber de Libia, dijo Jaled Aburaqiqa, un portavoz de la comunidad.

No hubo heridos por el bombardeo, pero seis personas de Zintan murieron en combates el lunes y el martes, dijo. Agregó que cerca de 100 personas han muerto en Zintan, una ciudad de unos 45.000 residentes, desde que se levantó contra Gadafi en el inicio de la revuelta.

El ministro francés del Exterior, Alain Juppe, agregó que la campaña de bombardeos internacionales en Libia no tiene el objetivo de matar a Gadafi.

Juppe habló después de que un ataque aéreo de la OTAN el fin de semana destruyó la mayor parte del complejo de la familia de Gadafi, lo que provocó acusaciones de Libia de que la alianza está tratando de asesinar a su presidente.

A Gadafi no se le ha visto en público desde el ataque del sábado, que según funcionarios libios mató a uno de sus hijos y a tres de sus nietos. Gadafi estaba en el complejo, pero logró sobrevivir, dijeron funcionarios libios sin ofrecer detalles.

Al ser preguntado sobre la suerte que corrió el líder libio durante el ataque, el director de la CIA Leon Panetta dijo el martes a la cadena de televisión NBC: "De acuerdo con los mejores datos de inteligencia que tenemos, sigue vivo".

El viceministro Kaim aseguró que Gadafi se reunió el martes con líderes tribales. Gadafi, que ha gobernado a Libia durante 42 años, ha sido visto esporádicamente en público desde que comenzó un levantamiento armado en su contra en febrero.

___

Los periodistas de The Associated Press Karin Laub en Trípoli y Greg Keller en París contribuyeron a este despacho.