El comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, prometió hoy en Gödöllö (Hungría) que la UE será transparente en el proceso para certificar la seguridad de las centrales nucleares a través de las pruebas de resistencia aprobadas tras el desastre de la planta japonesa de Fukushima.

En la clausura de un encuentro informal de ministros de Energía comunitarios, el comisario insistió en el interés de la UE en que este sea un proceso "transparente y abierto" y prometió que se informará diariamente a la prensa y que los criterios de esos "test de estrés" se harán públicos.

De momento, Oettinger confío en que los socios de la Unión Europea lleguen a un acuerdo en las próximas semanas sobre cuáles serán los parámetros comunes que se aplicarán a las pruebas a que se someterán las 143 centrales nucleares que funcionan en la UE, con el objetivo de certificar su grado de seguridad.

Los test se desarrollarán durante los próximos seis meses y "darán una respuesta adecuada" a las preguntas surgidas tras la crisis de Fukushima, afirmó el comisario.

La UE ha invitado a países vecinos, como Ucrania, Rusia, Suiza, Turquía y Armenia a que participen en estos exámenes y se sumen al debate sobre qué criterios aplicar, dijo Oettinger.

En la UE hay 143 reactores, situados en 14 países miembros. Francia, con 58 reactores, es el que tiene el mayor número de plantas atómicas, seguida de Reino Unido (19) y Alemania (17).

España cuenta con ocho reactores nucleares repartidos en seis centrales. La más antigua es la de Santa María de Garoña (Burgos), cuyo cierre está previsto para 2013.