Cuba comenzó este mes a mezclar con chícharos el café que entrega subsidiado a la población y eliminó la cuota que antes ofrecía a las familias correspondiente a los menores de edad.

Este es el último movimiento de las autoridades en dirección a controlar los extendidos subsidios y racionalizar la llamada "Libreta de Abastecimiento", por el cual se vende a todo cubano alimentos y productos básicos sin importar si trabajan o no, o si estos son necesarios.

"En consideración al incremento del precio del café en el mercado mundial, que en fecha similar del pasado año ascendía a 1.740 dólares la tonelada de café robusta y en la actualidad se cotiza a 2.904, para un aumento de un 69%, se ha decidido producir nuevamente café mezclado con chícharo", expresó una nota oficial dada a conocer por medios de prensa locales.

Hasta 2005 la cuota que se entregaba a la población era mezclada con chícharos, pero a partir de esa fecha comenzó a darse puro. Paradójicamente muchas personas protestaron por el cambio de sabor del producto.

La decisión ya había sido comentada por el presidente Raúl Castro el año pasado, quien aseguró que la economía socialista de la isla era insostenible si no se aplicaban criterios racionales; pero no se había fijado entonces la fecha para comenzar la mezcla.

El nuevo paquete de 115 gramos que se vende a la población y antes costaba 5 pesos cubanos (0,20 centavos de dólar) ahora costará --mezclado-- 4 pesos cubanos (0,16 centavos de dólar).

"Adicionalmente se suprime la cuota normada que se entrega a los consumidores de 0-6 años", indicó el comunicado. Hasta ahora incluso los bebés recibían este producto como una forma de apoyar a las familias.

Cifras oficiales indican que Cuba paga al exterior unos 47 millones de dólares por compras del grano, pues la producción local de café, de 6.000 toneladas anuales, solo cubre una tercera parte de las necesidades domésticas.

En los meses anteriores productos como los cigarros, los chícharos o los productos de limpieza salieron de la Libreta de Abastecimiento, aunque su precio sigue siendo subsidiado.