La CONCACAF votará en bloque para elegir al próximo presidente de la FIFA, aunque no ha decidido si lo hace por el líder actual Joseph Blatter o por su retador qatarí Mohammed Bin Hammam, anunció el martes el organismo rector del fútbol en Norte, Centroamérica y el Caribe.

"Votaremos como bloque, como lo hemos hecho anteriormente", expresó el martes el presidente de la CONCACAF, Jack Warner, en una rueda de prensa tras el congreso de la organización, en que fue reelegido sin oposición a un sexto mandato.

"No hemos tomado una decisión porque teníamos que escuchar al señor Bin Hammam", declaró Warner, y explicó que el presidente de la Confederación Asiática de Fútbol no participó en el congreso de la CONCACAF porque no pudo obtener la visa para ingresar a Estados Unidos.

Aunque no adelantó cuál será el voto de su organización, aseguró que los miembros del comité ejecutivo de la CONCACAF y los delegados que participaron en el congreso están conformes con el actual desempeño de la FIFA, un claro indicio de que favorecerían la continuidad de Blatter.

"Nadie expresó ningún desagrado con la oficina del señor Blatter. Pero por espíritu de ecuanimidad, querrían escuchar la versión del otro", expresó Warner refiriéndose a Bin Hammam.

Blatter ya obtuvo el respaldo de siete federaciones centroamericanas en una gira hace unas semanas.

Al anunciar hace algunos días que no asistiría al encuentro de Miami, Bin Hammam señaló que se reunirá más adelante con los dirigentes de la CONCACAF para hablarles de su plataforma electoral.

Los dirigentes de la CONCACAF esperan ese encuentro para el próximo 10 de mayo en Trinidad, y Warner dijo que después anunciarán su respaldo.

Blatter, que lucía tranquilo y despreocupado por la decisión de la CONCACAF, enfatizó que no estaba haciendo campaña para conseguir el voto de los delegados en el congreso y expresó su confianza en ser reelegido como presidente de la FIFA.

"No estuve de campaña. No es necesario hacer campaña en esta zona", declaró Blatter, sentado al lado de Warner.

"Tengo más confianza ahora después de este congreso realizado aquí, que vamos hacia adelante con energía y muchísimo optimismo", expresó sonriente el dirigente suizo de 75 años. "Estoy seguro de que no habrá cambios en la FIFA".

Blatter consiguió el apoyo de la Conmebol, la organización rectora del fútbol sudamericano.

El Congreso de la CONCACAF tuvo lugar en un hotel céntrico de Miami, pero fue cerrado a la prensa. Los periodistas sólo pudieron acceder a la conferencia de prensa que ofrecieron Warner, Blatter, y el secretario general de la CONCACAF Chuck Blazer.

La CONCACAF anunció más tarde la reelección de Warner en un comunicado, en que dijo que Lisle Austin, de Barbados, y Justino Compeán, de México, fueron elegidos vicepresidentes por el Caribe y Norteamérica, respectivamente.

La CONCACAF es de vital importancia para cualquiera que quiera ganar las elecciones presidenciales de la FIFA, ya que tiene 38 de los 208 votos.

Bin Hammam, de 61 años, promete una distribución más amplia de las ganancias que se obtienen en los mundiales y un aumento de la membresía en el comité ejecutivo de la FIFA.

Blatter sucedió como presidente de la FIFA al brasileño Joao Havelange en 1998 y busca un cuarto período presidencial de cuatro años.

La FIFA fue criticada por el proceso de selección de las sedes de los mundiales que terminó eligiendo en diciembre pasado a Rusia y Qatar como organizadores de los torneos de 2018 y 2022.

Blatter propuso recientemente una enmienda al proceso, para asemejar la manera que el COI elige las sedes de las olimpiadas.

En una carta enviada a las 208 asociaciones nacionales de fútbol en abril, Blatter dijo que él puede aportar estabilidad, continuidad y confiabilidad. Prometió también repartir 1.000 millones de dólares entre los miembros de la FIFA para desarrollar proyectos en los próximos cuatro años, y poner fin a las amenazas de "corrupción, arreglo de partidos y dopaje".