Un tribunal español condenó el martes a dos piratas somalíes a 439 años de cárcel cada uno por el asalto en 2009 del atunero Alakrana en aguas del Océano Indico y dijo que organismos gubernamentales pagaron un rescate para obtener la liberación de los tripulantes y la devolución del pesquero.

Empero, la ministra española de Relaciones Exteriores, Trinidad Jiménez, se apresuró a desmentir a la Audiencia Nacional y negó que el gobierno socialista hubiera pagado rescate alguno por el Alakrana.

El atunero y sus 36 tripulantes fueron capturados frente a la costa de Somalia en octubre de 2009 y retenidos durante 47 días.

Un rescate de 3,3 millones de dólares habría sido pagado por el gobierno y aunque las autoridades sostienen que no pagan rescates, en el caso del Alakrana las autoridades dijeron que el día de su devolución que hicieron lo que tenían que hacer para lograrlo.

Comandos de la armada española apresaron a dos hombres cuando se alejaban del atunero y fueron traídos a Madrid para ser juzgados por piratería. Según la Audiencia Nacional son Cabdiweli Cabdullahi y Raageggesey Hassan Aji.

Jiménez dijo el martes a los periodistas: "El gobierno no pagó rescate alguno en el caso del Alakrana" e insistió que es la versión oficial del gobierno.

Empero, el fallo judicial de 50 páginas dijo que el juicio "demostró sin ningún género de duda que no fueron los armadores del barco sino organizaciones públicas ligadas al gobierno español las que pagaron por la liberación de la tripulación y el barco".